viernes, 20 de diciembre de 2013

EL DESAFÍO DE LA LIBÉLULA.

                          La libélula es un  animal portentoso. Sería el equivalente al halcón en el mundo de los insectos, pues se alimenta de otros insectos a los que dan caza en pleno vuelo.
           Observándola de cerca, parece ser unos "ojos con alas". Sus  órganos dedicados a la visión son enormes, algo así, como si cada uno de nuestros ojos tuviera el tamaño de nuestro cerebro.
           Es imposible imaginar como ven al mundo a través de ellos, pero observando las proezas aéreas de las que son capaces en sus vertiginosas persecuciones de animales rapidísimos y minúsculos, creo que dejarían en ridículo cualquier tecnología humana.
           El título de la entrada, hace referencia a la dificultad de conseguir una imagen en vuelo de uno de estos insectos, por lo rápido e imprevisible de sus  movimientos. Pero también se refiere, a un comportamiento que algunas veces muestran estos animales territoriales, cuando quizá al ver su reflejo en la lente del objetivo, se acercan muchísimo, y se quedan ahí delante, de frente, en vuelo estático, como diciéndote: "aquí hay uno que sobra......" !!. ( y ese siempre es, el cansino de la cámara). Entonces, sólo tienes 2 o 3 segundos para encuadrar y enfocar, antes de que vuelva a marcharse tan rápido como había llegado... (Clik en la imagen para verla más grande).

Libélula
Libélula en vuelo


1 comentario:

  1. Pues si, son realmente fascinantes, y el otro día hablaron precisamente de la visión de estas bellezas y era flipante.
    Bonita toma lograste de ella en pleno vuelo.
    Un saludo.
    Namasté.

    ResponderEliminar