martes, 27 de octubre de 2015

EL REY MILANO

                               Con los primeros días del otoño, se inicia la migración de los milanos reales (Milvus milvus). que sobrevuelan nuestros montes procedentes del centro y norte de Europa.
              Paradojicamente la mayor intensidad migratoria, coincide con los fuertes vientos del sur, contra los que se les ve volar a veces con mucho esfuerzo.
              Siempre me ha parecido extraño esto de que prefieran migrar en contra del viento, cuando lo lógico sería que aprovecharan los días de viento Norte, para dejarse arrastrar por él. Que lo hagan al contrario, seguro que no es nada casual y deben encontrar en ello alguna ventaja, aunque esta sea poco evidente.
            Se me ocurre, que lo hacen así, porque con vientos en contra moderados, sus largas alas de aves veleras y planeadoras, aprovechan la componente ascendente del aire al chocar este contra los obstáculos orográficos, para mantener la altura aún a costa de un avance más lento, pero que por otra parte les permite ir prospectando minuciosamente el terreno bajo ellos en busca de presas, mientras se desplazan hacia el Sur.
             Hace unas décadas, con climatología propicia, mirando con prismáticos a lo lejos en dirección, se podían ver a diferente distancia, uno tras otro, grupos de hasta 80 milanos reales llegando desde el Norte en un fluir constante durante semanas.
            Hoy día, esa migración no es ni la sombra de lo que fue, quedando reducida a unos pocos días y en escaso número.
            La disminución de sus poblaciones en algunos países ha sido tan drástica, que ha hecho que se considere esta especie, en peligro de extinción .
            Aquí es donde cabría referirse a las principales causas de regresión de una especie: pérdida de su hábitat, disminución de las poblaciones de sus presas, etc. Eso será así en países realmente civilizados, en este, por desgracia a esas hay que añadir otras mucho más directas.
           Como dato decir que hace unos años, tuve constancia, de que desde un puesto para la caza de palomas en Montes de Vitoria, a falta de estas, en un sólo día fueron abatidos (asesinados) 7 milanos reales y un cormorán. Y seguro que esto viene siendo así año tras año. Dicho por si alguien que lea esto tiene  capacidad y voluntad real para controlar lo que sucede cada otoño en los puestos de caza de torcaces y decide de una vez hacer algo al respecto......


               Aquella mañana se daban las condiciones idóneas para el paso de los milanos. Desde un lugar apropiado y con unas condiciones óptimas para la migración, en todo el día sólo pude ver cuatro o cinco pequeños grupos de estas aves que increiblemente conseguían ir avanzando con mucho esfuerzo luchando contra un fortísimo viento de cara.
              Pude captar esta imagen en la que se aprecia el espléndido plumaje dorsal de sus alas y el rojizo característico de su cola, por el que en inglés recibe el nombre de Red kite (Cometa roja).

Milano real (Milvus milvus)
Milano real (Milvus milvus) (F:7,1,V:1/1250,ISO: 250)

No hay comentarios:

Publicar un comentario