viernes, 29 de mayo de 2015

EL ALIMOCHE Y LO ETERNO

                       Con aproximadamente 1,60 m. de envergadura, el alimoche, también conocido como buitre egipcio (Neophron percnopterus), es el buitre más pequeño de la fauna Europea. La península Ibérica alberga al 80% de la población de esta especie en nuestro continente.
           A excepción de las poblaciones que habitan las islas de Mallorca y Menorca es un visitante estival, regresando cada año desde  África donde pasa el invierno al sur del Sahara.
           Esta ave de aspecto singular y contrastado, que poco tiene que ver con el de las otras especies necrófagas, es también la más viajera de todas ellas. En los últimos días de Febrero o primeros de Marzo se les empieza a ver cruzando el estrecho de Gibraltar de regreso a sus territorios de reproducción en las montañas européas.

          Cuando cuentas con la experiencia que dan décadas  dedicadas a  la observación  apasionada de la naturaleza, tienes ya un cierto grado de conocimiento del medio y del comportamiento de las especies. Y si decides dedicar días a esperar la llegada de uno de estos animales, como en este caso en uno de sus posaderos favoritos, es porque sabes que hay posibilidades de conseguir la imagen, pero en la naturaleza nada es del todo previsible y esa certeza se va diluyendo cuando tras varias jornadas una y otra vez regresas de vacío.
           Muchas veces nunca llegas a conseguirlo. Pero otras, cuando estás ya a punto de desistir porque te duele todo después de horas de inmovilidad y empiezas a dudar de si tiene sentido esto de dejar trozos de tu vida mirando el pequeño mundo que abarca el visor de la cámara, a veces, el Universo decide que ya te lo mereces y pone ahí delante de ti uno de estos seres.
           Entonces, la concentración se hace tal, que por un momento la mente se detiene y con ella el tiempo y sucede algo difícil de describir, supongo que también difícil de entender si no se ha experimentado: la dualidad se desvanece porque ya no existe el observador, sólo lo observado, quedando allí en mitad del monte algo así como, la  naturaleza consciente de sí misma por un instante eterno.

Alimoche (Neophron percnopterus)
Alimoche adulto (Neophron percnopterus) (F:7,1,V:1/80,ISO:100)

jueves, 21 de mayo de 2015

CLEOPATRA

                           También conocida por el nombre de mariposa limonera, la Genepteryx cleopatra es fácil de reconocer, por su casi uniforme color amarillo verdoso.
           Es  una de las mariposas más comunes en los países Mediterráneos. También es una de las primeras cada año en iniciar su actividad.
           Siempre sorprende encontrar una de ellas aún en pleno invierno, volando entre el bosque, cuando unos días soleados son una breve tregua ante los más duros rigores que aún están por llegar.
           Una de las características identificativa de la especie, es una vistosa mancha anaranjada en la parte dorsal de las alas, de color más intenso en los machos y en las últimas generaciones de las varias que nacen cada año.
           Lo caluroso del día y lo minúsculo de las flores de lavanda silvestre en las que este mancho se alimentaba, hacían que su actividad fuera frenética, no deteniéndose más de 2 o 3 segundos en cada planta, por lo que era difícil llegar cada vez hasta ella en condiciones de encuadrar y enfocar en tan poco tiempo. La utilización de una óptica larga, obligó a elegir una velocidad de obturación y un ISO que en otra condiciones hubieran sido innecesarios, pero que en este caso ayudaron a evitar la trepidación por lo inestable de la apresurada aproximación.

Genepteryx cleopatra (F:7.V:1/1000, ISO:320)

jueves, 14 de mayo de 2015

" HOLY FAMILY "

                         Se han encontrado fósiles de helecho que datan del Carbonífero, con más de 300 millones de años, en los que se aprecia en detalle que estas plantas a penas han cambiado a lo largo de todo este tiempo.
         La sola antigüedad  de su estirpe botánica ya los hace unos seres interesantes. Pero a mi me parece que lo son por mucha cosas más. Incluso por esa manera de nacer que tienen en espirales o retorcidos adoptando extrañas formas.
         Encontré este helecho común (Pteridium aquilinum) sólo unos pocos centímetros después de que su tallo que puede alcanzar más de un metro de altura, empezara a alzarse sobre la tierra rojiza de la que había surgido quizá sólo un día antes.
         Serán cosas mías, pero nada más verlo, me vino a la mente esa representación  que ilustraba los viejos textos de religión.
         Habrá quien piense, que es esta una visión de un elemento natural bastante contaminada de antropocentrismo, o peor aún, de un subconsciente estigma clerical,  ( Dios no lo quiera :) ) .
         Visto de otra manera, tal vez sea la consecuencia de reconocer la misma esencia sagrada que hay en lo humano, en todos los demás seres.

Helecho naciente
Helecho naciente (Pteridium aquilinum) (F:5, V:1/160, ISO: 200)

viernes, 8 de mayo de 2015

ARROYO Y OTOÑO

                         Cada año tras las lluvias de otoño, la recuperación del caudal en los arroyos vuelve a dar protagonismo al sonido del agua en el fondo de los valles umbríos, durante  largos meses enmudecidos por la sequía estival.
            Como si de una bienvenida se tratara, el bosque parece vestirse para la ocasión con sus mejores ocres y verdes.

           Aprovechando la escasez de luz, una exposición larga permitió conseguir en los rápidos ese efecto difuminado.

Río y hojas de haya
Arroyo en otoño (F:18,V:5s, ISO:100)

viernes, 1 de mayo de 2015

SENTIDO EN EL "CAOS"

                       Como cada año, sin dar tiempo a que se extinguieran los últimos fríos del invierno, las flores de la hepática fueron unas de las primeras en abrirse paso entre la hojarasca, siendo una vez más el temprano preludio de la primavera sobre el suelo del bosque.
        En fotografía de naturaleza sucede muchas veces, que algo que en principio parece claramente fotogénico, puestos a ello no resulta tan sencillo de abordar, al menos si se busca dar una cierta armonía y sentido compositivo en la distribución de los elementos dentro del encuadre.
        Este grupo de hepáticas visto desde arriba parecía muy prometedor, pero a ras de suelo era una mezcla confusa de luces, sombras, pétalos y tallos de la que parecía imposible poder conseguir una imagen que mereciera la pena.
       Un poco de paciencia en la búsqueda del ángulo y la elección del diafragma más abierto del objetivo, permitió dar un poco de protagonismo a esa flor que en principio aparecía una más perdida entre el resto de sus congéneres.

Flores de hepática (Hepatica nobilis) (F:2,8, V:1/600,ISO:100)