domingo, 25 de diciembre de 2016

EN LA TORMENTA

                                   Cuando decides ganar en altitud cargando con todo el equipo, sabes que en el ascenso irán quedando atrás, junto con la vegetación, los lugares donde es más posible que se den ocasiones fotográficas, porque la cima de las montañas son lugares secos pedregosos y poco acogedores para la vida.
             A cambio, la ausencia de seres humanos a esa altitud, hace que los animales que viven allí, muestren un grado de alerta inferior al de los animales que viven más abajo donde la presencia humana es más previsible.
           
           Las vistas desde allí arriba casi compensaban la paliza, pero si además se podía conseguir alguna imagen que llevarse a la tarjeta, mejor aún.
           Aquella gran tormenta crecía en el horizonte mientras se acercaba rapidamente arrastrada por el viento. Al mismo tiempo, a cierta distancia una columna de buitres giraba en círculos sin ascender, lo que indicaba la presencia de algún animal muerto más abajo.

          De vez en cuando, en sus giros  alguno se aproximaba a mi posición, pero no lo bastante. Y según iban pasan los minutos la luz entre los nubarrones que ya eran enormes, disminuía en cantidad pero ganaba en calidad por momentos.

          La cuenta de segundos entre relámpago y trueno iba descendiendo: diez... siete...cinco y siguió así  hasta llegar a....ninguno.  Pero  con el sentido común puesto en "Pausa" decides apurar unos minutos más en espera de una oportunidad que quizá no se produzca, e ignorar lo poco aconsejable de estar con una gran tormenta a cien metros sobre ti, en la cima de una montaña y teniendo entre las manos un chisme electrónico en "on".

          Un minuto más y el universo va y te lo concede: Uno de los buitres abandona la trayectoria del resto y viene a pasar enfrente por debajo de donde estoy, en el momento en que la luz encuentra un hueco entre aquel gris apocalíptico  y..... tachan!!!.

          Sin ni siquiera mirar el resultado en la pantalla, recoger precipitadamente e iniciar un descenso que acabó siendo casi subacuático, rezando para que el agua no llegara al equipo y al menos una de las cuatro fotos estuviera enfocada.     (Clik en la imagen para verla más grande).

Buitre leonado en vuelo
Buitre en la tormenta (F:7.1,V:1/1000,ISO:250)



martes, 20 de diciembre de 2016

COLOR AZAFRÁN

                              Su nombre científico (Colias croceus) hace referencia a Colias, la ciudad próxima a Roma y croceus (azafrán en latín) a su intenso color amarillo.
             Es una mariposa común en toda Europa en zonas de praderas, donde sus orugas se alimentan principalmente de trébol y alfalfa.

             Fotografiando otras especies, alguna vez había visto ejemplares de Colias, pero se mostraban siempre muy esquivas, siendo imposible acercarme a ellas.
             Esta no lo fue tanto, aunque sólo me permitió un par de fotos, que fueron suficientes.  (Clik en la imagen para verla más grande).

Colias croceus
Colias croceus (F:3.5,V:1/800,ISO:100)

domingo, 18 de diciembre de 2016

LO QUE SE PUDO

                                A diferencia de otros en los que vas, improvisas y obtienes resultados, más incluso de lo esperado, este día estaba bien organizado para llegar al lugar y tenerlo todo montado bastante antes del crepúsculo, que es cuando los corzos inician su actividad.
          A esa hora, el margen de tiempo con el que cuentas antes de que la luz se extinga es tan pequeño, que muchas veces anochece y vuelves sin nada, o mejor dicho, sin nada en lo referente a fotografía, porque del monte siempre se vuelve con algo muy valioso...
       
          Cuando me disponía ya a recoger de vacío por ausencia de luz, salieron del bosque a la carrera esta hembra perseguida de cerca por un macho en celo.
         Con una configuración de la cámara para fotografía más estática, este fue el resultado: deficiente, muy trepidada, pero (quizá porque no quiero ser objetivo con ella) sin llegar a ser incómoda de ver.
        Bastante hice consiguiendo meterlos ajustados en el encuadre :).  (Clik en la imagen para verla más grande).

Corzos trepidados
Corzos trepidados (F:7.1,V:1/10s,ISO:200)

miércoles, 14 de diciembre de 2016

AZAFRÁN SILVESTRE

                               Cada otoño, después de las primeras lluvias que ponen fin a la cada vez más prolongada sequía estival. Cuando la mayoría de especies hace tiempo que terminaron su periodo vegetativo, surgen del suelo las flores del azafrán silvestre (Colchicum autumnale).
         Imposible no dedicar unos minutos a admirar esa fragilidad casi translúcida. (Clik en la imagen para verla más grande).
                   
Azafrán silvestre (Cochicum autumnale)
Azafrán silvestre (Colchicum autmnale) (F:8,V:1/250s,ISO:100)

sábado, 10 de diciembre de 2016

SUERTE

                              Si creyera en la suerte, diría que los humanos tenemos mucha, por habitar un planeta como este donde la naturaleza, o lo que aún queda de ella, además de todo lo que necesitamos para nuestra supervivencia, nos da algo que aunque es intangible, a mi me resulta igual de imprescindible para la supervivencia de la parte no física.
           Si creyera en la suerte, diría que tengo muchísima, porque para percibir "eso", no necesito irme al otro lado del planeta en busca de localizaciones espectaculares de esas trilladas en escaparates virtuales. Más bien al contrario.
          Es en rincones pequeños y desapercibidos como este, donde más consigo tener la sensación de estar de regreso en casa.  (Clik en la imagen para verla más grande).
         
Bosque de hayas en otoño
Hayedo (F:9,V:1/50s,ISO:100)

miércoles, 7 de diciembre de 2016

JOYAS EFÍMERAS_1

                           La densidad e hilos de aquella telaraña, no parecía constituir un nido, ni tampoco una trampa, pero por alguna razón, una especie de araña muy pequeña, quizá "en prácticas" había estado tejiendo alrededor de esta planta seca.
           En lugar de insectos, había atrapado la humedad de la niebla y al amanecer tenía este aspecto
           Minutos después, cuando la niebla se disipara, el sol evaporaría de nuevo las gotas da agua y aquello dejaría de existir para siempre.  (Clik en la imagen para verla más grande).

Gotas de agua atrapadas en telaraña
Telaraña (F:4,V:1/30,ISO:200) 

viernes, 2 de diciembre de 2016

IMAGINACIÓN CREADORA

                           Sin dejar de ser una "ciencia" muy inexacta, (no es exacta en absoluto), tantos años y horas de observación de las aves rapaces, te dan una idea sólo aproximada de sus costumbres y desplazamientos dependiendo de la época del año, la hora del día, la climatología, etc.
           Estos factores y unos cuantos más, determinarán la elección del lugar en el que  quizá vas a pasar muchas horas esperando a que eso que has imaginado, suceda.
          Algunas veces, la espera es tan corta y todo se encadena de una forma tan "rara" que he llegado a pensar que algo que escapa a la razón se ha tenido que producir para que imaginación y realidad lleguen a parecerse tanto.
          Entonces por un momento te quedas con una sensación como de vértigo, por haber estado aunque sea un instante, al borde de algo que intuyes tan grande como incomprensible, que hace que  la casualidad y el azar se tambaleen ante una difusa, abstracta e inexpresable certeza de que hay "algo" que va más allá de la realidad que vemos y que aunque escapa a nuestro control, en ocasiones, de alguna extraña forma, nos permite anticipar el futuro cuando imaginamos, o (y esto sería más prodigioso aún), nos permite crearlo.


          En esta ocasión, no habrían transcurrido más de cinco minutos, cuando este macho de ratonero común (Buteo buteo), apareció patrullando su territorio siguiendo una trayectoria idéntica a la que había pre-visto en mi imaginación un momento antes.
          En fotografía de naturaleza, las condiciones siempre son incontroladas: el comportamiento del sujeto, el momento, la luz, etc.
          En este caso, una luz muy escasa y ese cielo casi blanco de fondo, no auguraban un buen resultado, pero esos dos factores en principio negativos, viendo la imagen ahora, me parece que pueden resultar incluso favorecedores.  (Clik en la imagen para verla más grande).
     
Ratonero común (Buteo buteo)
Ratonero común (Buteo buteo) (F:7.1,V:1/1000,ISO:400)

lunes, 28 de noviembre de 2016

ÍCARO A LA INVERSA

                              Ícaro es el nombre común que se le ha dado a esta pequeña mariposa cuyos machos ostentan ese llamativo color azul. El científico es Polyommatus icarus.
           Minutos antes su actividad era incesante, pero bastó que un nubarrón de tormenta ocultara el sol durante un rato, para que al contrario que le sucediera al personaje mitológico, este Ícaro, por ausencia de radiación solar enseguida fuera perdiendo su capacidad de volar teniendo que ir a posarse entre las altas hierbas del prado.  (Clik en la imagen para verla más grande

Mariposa Ícaro (Polyommatus icarus)
Polyommatus icarus (F:2.8,V:1/1250,ISO:100)

jueves, 24 de noviembre de 2016

EL CIERVO FÁCIL

                           Otra de aquella sesión del año pasado en la que en unos pocos minutos ya había conseguido unas cuantas imágenes lo bastante aceptables como para ser mostradas, sin ningún mérito más que el de soportar una situación para mi incómoda: http://fermincastellano.blogspot.com/2016/01/ciervo-rojo-macho-berrea.html.
          Nada parecido a lo que suele suceder cuando se fotografía fauna en libertad, donde puedes dedicar cantidades enormes de esfuerzo y de tiempo,  mucho tiempo, a lo que hay que añadir toda una variedad de penurias climatológicas, para conseguir una sola imagen satisfactoria y muchas veces ni eso.
           Quienes me conocen, quizá estén extrañados de que me dé por mostrar fotos de estos ciervos conseguidas jugando con la ventaja que da su situación de "libertad condicional".
          Si, ya sabéis, mediocridades las justas, o sea ninguna, pero en este caso era tan tentador teniéndolos a cinco minutos de casa..... ( o quizá sea incapaz de fotografiar los muchísimo más difíciles ciervos salvajes.)

         Sin haber hecho ninguna visita previa, este día acerté con la hora. La luz lateral de un sol muy  bajo, dibujaba sobre el paisaje casi imperceptiblemente domesticado, un mosaico de luces y sombras que unido al aspecto y la actitud del animal, daban al conjunto cierto toque de ficticia  naturalidad salvaje. (Clik en la imagen para verla más grande).

Ciervo europeo macho
Ciervo europeo- Cevus elaphus (F:7.1,V:1/200s,ISO:200)


domingo, 20 de noviembre de 2016

LA ORQUÍDEA MARRÓN

                           De las más de cien especies de orquídeas silvestres que pueden encontrarse en Europa, quizá sea esta (Ophrys sphegodes) con ese color marrón oscuro, una de las menos llamativas. Aún así, es innegable su discreta y elegante belleza. (Clik en la imagen para verla más grande).

Orquídea Ophrys sphegodes
(Ophrys sphegodes) (F:2.8,V:1/160,ISO:100)

martes, 15 de noviembre de 2016

MADERA LÍQUIDA EN BLANCO Y NEGRO

                          La naturaleza siempre es abrumadora en sus manifestaciones a gran escala, pero aunque no tan evidentemente, no lo es menos cuando se trata de lo pequeño.
         En un viejo árbol caído, un área del tronco de unos pocos centímetros llamó mi atención. En ella, las fibras de madera dura, en décadas o siglos, habían ido organizándose de forma impensable en una materia sólida, dando lugar a lo que podrían parecer las curvas de nivel de un viejo mapa, o remolinos en aguas turbulentas.
         La imagen original de aquella madera expuesta durante quien sabe cuantos años al sol y la intemperie ya de por sí casi carecía de color, pero el procesado en blanco y negro acabó de darle todo el carácter que me sugería  aquel conjunto de sinuosas líneas.  (Clik en la imagen para verla más grande).

Nudos en la  madera
Nudos en la madera (F:16,V:1/0.5s,ISO:100)

viernes, 11 de noviembre de 2016

DONDE LAS PALABRAS NO LLEGAN

                       Es igual el número de otoños que haya asistido a esto, siempre me sorprende ver al bosque transformarse de esta manera.
         De pequeño, pensaba que esa fascinación era porque aún había visto pocas de estas transiciones grandiosas y que con el tiempo eso, como muchas otras cosas, dejarían de impresionarme tanto. Pero lejos de ser así,  como me sucede con todo en mi relación con la naturaleza, cada año el asombro no hace sino aumentar y unidas a él vienen cada vez más, sensaciones  imposibles de describir con palabras..... . (Clik en la imagen para verla más grande).
     
Hayedo amarillo
Hayedo en transición de color (F:11,V:0,5s,ISO:100)

lunes, 7 de noviembre de 2016

CERNÍCALO Y TOPILLO

                            Esta  falcónida, es una de las tres especies de rapaces que utilizan habitualmente el vuelo cernido en su estrategia de caza.
         Mucho más ligero que las otras dos que son el águila culebrera y el ratonero común, este pequeño miembro de la familia de los halcones es el que con más frecuencia explora cada milímetro del suelo bajo él en busca de presas, desde la ventajosa posición que le da su vuelo estático.
         Hace unas décadas, su presencia era común en cualquier campo de cultivo en el entorno de los pueblos, donde se dedicaban a la caza de los abundantes pequeños roedores. Entonces casi no había torre de campanario que no albergara su pareja de cernícalos reproductores.
        Pero hoy cada vez son menos frecuentes sus avistamientos, por el descenso que parecen haber sufrido sus poblaciones.
         No hace falta ser catedrático en biologia o dinámica de poblaciones, para intuir que el incremento imparable del envenenamiento de la tierra por el uso de productos químicos en la producción agrícola bajo el eufemismo de:"Tratamientos fitosanitarios", está detrás del declive de esta y otra muchas especies cuya biología esta ligada a los campos de cultivo.

         Esa tarde me decidí por aquel sitio sin ir a por nada en concreto, confiando en que algo sucedería.
         Durante largo rato, estuve observando a lo lejos a este macho de cernícalo prospectando incansablemente su territorio. Lo vi lanzarse varias veces en picado y volver a remontar sin nada en sus garras.
         Cuando hacía rato que lo había perdido de vista, de pronto apareció lo bastante cerca como para una foto aceptable, girando en círculos mientras se elevaba con ese topillo recién capturado.
         Curiosa la manera de sujetarlo en posición aerodinámica para que ofreciera menos resistencia al aire, como hacen las águilas pescadoras con los grandes peces que transportan hasta sus nidos.   (Clik en la imagen para verla más grande).

Cernícalo con topillo
Cernícalo con topillo (F:7.1,V:1/1250,ISO:200)

jueves, 3 de noviembre de 2016

SÍLFIDE

                     El verdadero nombre de este insecto es : caballito del diablo, pero siempre me ha parecido que no le va nada.
        Me voy a permitir rebautizarlo con este otro nombre que creo que define mejor todas sus características .
        La Sílfide en la antigua tradición Europea, era un espíritu femenino del aire. Y comparte su raíz etimológica con la palabra elfo.
        Según la wikipedia, el término sílfide, a pasado al lenguaje común para referirse a espíritus menores, elementales o hadas del aire. Y figuradamente, a mujeres delgadas, gráciles y de gran belleza.
       Fotografiando a estos delicados insectos de aspecto frágil y ojos enormes, vi que estas Sílfides despegaban de su posadero y volvían a él a los pocos segundos después de fugaces vuelos de caza, trayendo  en sus mandíbulas insectos voladores de menos de un milímetro.
       Descubrí así un mundo de diminutas criaturas aladas  invisibles en vuelo por su pequeño tamaño, cuya existencia había desconocido  hasta entonces y que como si fueran verdaderos espíritus del aire, parecían materializarse sólo cuando eran capturados por otro de ellos.  (Clik en la imagen para verla más grande).

Caballito del diablo
Sílfide (F:2.8,V:1/800s,ISO:100)

miércoles, 26 de octubre de 2016

EL CIERVO "SEMILIBRE"

           
                       O sea, que de libre nada.
              Otra imagen de aquella la única sesión que hasta ahora he dedicado a fotografiar ciervos cautivos. http://fermincastellano.blogspot.com/2016/01/ciervo-rojo-macho-berrea.html
              Si no se dispone de toda una jornada para intentar captar fauna salvaje, como sucedáneo, a unos minutos de casa uno casi puede resarcirse captando imágenes de estos animales acostumbrados a la presencia humana.
              Y lo estaban, creo que más incluso que yo mismo, que no consigo compatibilizar en mi mente naturaleza, ni siquiera un simulacro de ella, con trasiego de personas.
               Pero esa es la tendencia irreversible a la que uno debe adaptarse incluso tratándose de especies en libertad. Para poder observarlas habrá que pagar el precio (para mi muy alto) de aceptar junto a ellos la inevitable presencia humana, dada nuestra imparable y suicida proliferación.
              Observando la naturaleza, desde muy pequeño supe que las especies más exitosas son las más adaptables, el máximo exponente de eso son  las ratas. Una verdadera lástima que en la interminable lista de mis cualidades no se encuentre la adaptabilidad :).
              En realidad, siempre he pensado que en la inadaptabilidad por convicción, por principios y por vocación, aunque te haga la vida menos fácil, hay mucho de acertado y de digno, más incluso en estos tiempos, en que a poco consciente que seas, compruebas a diario la gran mentira del mundo al revés al que se supone que uno debería adaptarse.
             No quiero decir con eso que esta opción sea la única válida. Por supuesto hay otras más fáciles y adaptativas aplicando de forma ya sea tácita o explícita, la frase de Groucho Marx: "Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros..."
             
               Este macho era el Alfa en esa zona del cercado. A muy pocos metros el grupo de hembras que constituía su harén se dedicaban a pastar o descansar tumbadas. El se acercaba a ellas una por una abriendo la boca al tiempo que levantaba el labio superior para hacer llegar las moléculas de olor contenidas en el aire a su órgano vomeronasal (órgano de Jacobson), para comprobar su receptividad sexual.   (Clik en la imagen para verla más grande).
           
Ciervo europeo en berrea
Ciervo Europeo (Cervus elaphus) (F:7.1,V:1/100s,ISO:200)

domingo, 23 de octubre de 2016

MARGARITAS

                                Después de ellas vendrán otras muchas especies de flores, pero una de las primeras que aparecen en las praderas aún encharcadas, incluso antes de que el invierno se haya retirado del todo, son las margaritas silvestres (Bellis sylvestris).
          A pesar de su pequeño tamaño y su discreto color, hay años en que su floración masiva y sincronizada deja campos enteros cubiertos de blanco en esos primero días cálidos del final el invierno.   (Clik en la imagen para verla más grande).

Margaritas silvestres (Bellis sylvestris)
Margaritas silvestres (Bellis sylvestris) (F:2.8,V:1/500s,ISO:100)

lunes, 17 de octubre de 2016

REFLEXIONES DE UN LAGARTO

                      Mientras fotografiaba flores, sin querer asusté a esta pequeña cría de lagarto ocelado (Lacerta lepida) a la que no había visto entre la hierba.
         Fue a ocultarse cerca, en una vieja madriguera de ratones donde desapareció. Unos pocos minutos después asomó la cabeza y permaneció allí, observando con curiosidad mientras yo tirado por en suelo intentaba fotografiar una orquídea que crecía cerca de su agujero.
        La verdad es que no pude concentrarme mucho en la flor viéndole así, impaciente por reanudar su caza de insectos. Y me marché enseguida para no molestarle más.
         Cada vez que miro esta foto, veo en esa mirada, inteligencia. Y en su expresión, incluso lo que parece una leve sonrisa. Y puede que  lo sea, por verme allí tirado frente a su casa haciendo cosas en el fondo tan absurdas.
         Un pequeño pero antiguo ser como este, centrado absolutamente en la supervivencia, al observarme quizá se estaría preguntando : ¿como puede ser que una especie así, halla llegado a dominar el planeta?....

Lagarto ocelado (Lacerta lepida)
Joven lagarto ocelado (Lacerta lepida) (F:2.8,V:1/320s,ISO:100)

martes, 11 de octubre de 2016

PUESTA A PUNTO DEL METEORO

                             Fueron  muchas las horas que pasé  observando muy de cerca a aquella pareja de alcotanes en los días previos a su partida hacia África.
           Algo que me llamó la atención, era la frecuencia y la intensidad, conque cuando permanecían posados, se dedicaban a hacer este tipo de ejercicios estáticos, semejantes a estiramientos.
           A lo largo de tanto tiempo dedicado a la observación de las rapaces, he visto que la frecuencia de este comportamiento es inversamente proporcional al tamaño de la especie y directamente proporcional a la velocidad de su vuelo. Así en las grandes rapaces planeadoras lo he visto sólo en contadas ocasiones y con más frecuencia en rapaces medianas, siendo las más pequeñas y veloces como el gavilán, esmerejón y sobre todo el alcotán los que más lo realizan.
          Se me ocurre, que  pudiera tratarse de una especie de ejercicios isométricos con los que estas pequeñas aves que pierden calor con facilidad, conseguirían mantener la temperatura muscular que requiere su rapidísimo vuelo, de manera estática mientras permanecen  posadas.

Hembra de alcotán en su posadero
Alcotán (Falco subbuteo) (F:7.1,V:1/125,ISO:100)

miércoles, 5 de octubre de 2016

EL RÍO

                            Podría escribir páginas sobre este lugar, pero sería casi  lo mismo que no decir nada.
            Cada vez que lo visito, incluso con el deterioro que va sufriendo a lo largo de los años, sigo reconociendo en él algo que va más allá de las palabras y que conecta igual que cuando era un chavalín  con la esencia misma de lo que soy.
            Mirando esta imagen y recordando aquel sonido, puedo entender porqué Siddharta alcanzó la comprensión absoluta, escuchando las infinitas voces del interminable fluir del agua.
         
https://www.youtube.com/watch?v=jH4xMOtShS4

El río
Río (F:20,V:1.3s,ISO:100)


viernes, 30 de septiembre de 2016

CASI INVISIBLE

                              Uno de esos días nublados de verano en los que los insectos cesan su actividad y su quietud parece transformar sitios que el día anterior bullían de actividad, en lugares desiertos.
          Había visto muchas otras veces esta especie de mariposa (Pyronia cecilia o Lobito jaspeado) que suele posarse en el suelo de los caminos donde se mimetiza bastante bien con las ramas caídas y las piedras.
          Esta, a mi paso voló pesadamente desde una piedra del camino donde no la había visto y fue a posarse en el tronco de un pino. Entonces plegó completamente sus alas y se inclinó lateralmente para que el flanco expuesto pareciera una continuación de la superficie del tronco, del que toda ella era una perfecta imitación, tanto en el color como en la textura.
         Allí parecía tan confiada de haber acertado con la elección del lugar, que permaneció inmóvil dejándose  fotografiar muy de cerca.

Lobito jaspeado
 Hipparchia hermione (F:10,V:0.5s,ISO:100)

       
Lobito jaspeado
 Hipparchia hermione (F:14,V:2s,ISO:100)

domingo, 25 de septiembre de 2016

LA MIRADA DEL CORZO

                       Aquella mañana, a una hora poco adecuada, pero viendo que otras condiciones eran muy propicias y confiando en que en sus breves y sigilosos desplazamientos diurnos quizá pudiera fotografiar alguno, decidí dejarme guiar por la intuición y esconderme en un lugar donde aunque hacía ya tiempo, había visto corzos al anochecer.
               Muchos días, inviertes varias horas así, para no conseguir ningún resultado, pero este día todo sucedió inusualmente rápido.
               No habían transcurrido ni diez minutos, cuando a unos centenares de metros se oyó varias veces la voz ronca de un macho adulto que durante un buen rato, a esa hora tan desacostumbrada, estuvo haciendo saber quien era el dueño de aquel territorio.
            Unos pocos minutos después, apareció este joven macho muy cerca viniendo hacia mi. Su atención estaba tan centrada en el interior del bosque, donde seguramente había sido perseguido por el macho adulto, que ni siquiera le alertó el sonido del obturador de la cámara hasta que estuvo a unos diez metros. Entonces detectó que había algo muy sospechoso en ese chasquido que salía de aquel bulto con un sólo ojo y por un segundo se quedó mirando fijamente, antes de con tres grandes saltos, desaparecer.
              Doce minutos de una de las sesiones fotográficas más corta y satisfactoria que recuerdo y que me dejó esta imagen, en la que se puede apreciar tan de cerca la perfección de los órganos sensoriales de estos animales: esos ojos grandes y profundamente negros, adaptados a condiciones de luz escasa. Ese hocico permanentemente húmedo para impregnarse de la más minúscula molécula de olor que flote en el aire. Y esas enormes orejas que le permiten oír hasta los más leves sonidos a distancias increíbles. Cubiertas de pelo largo en su interior que además de reducir la pérdida de calor, seguramente tiene también la función de filtro, impidiendo que penetren en ellas los insectos y la vegetación.
               Incluso pasando muchas horas, días, años en el monte, pocas veces es posible tener a un animal salvaje como este, cuyos sentidos han evolucionado durante millones de años para protegerlo de los depredadores, a tan corta distancia, que casi puedes verte reflejado en sus ojos.
              Mirando esta imagen, casi cuesta creer que alguien sea capaz de dispararle por diversión.
              Mi concepto sobre la especie humana en general es bastante evidente a poco que se lea este blg, pero aún así quiero creer, que entre quienes matan por placer también habrá diferentes grados de inconsciencia. Y que algunos de ellos, si en lugar de poder acabar con una vida desde 40 o 100 metros, tuvieran que mirar a su víctima a los ojos tan de cerca como en esta imagen, no serían capaces de hacerlo.
             Me refiero a esos, cuya conciencia no está del todo tranquila matando y tratan de acallarla repitiendo sobre todo para convencerse a si mismos, mentiras como: " No puede ser malo, porque siempre se ha hecho...". Si no se cazara, los animales se convertirían en una plaga...". O, "La caza contribuye al equilibrio de la naturaleza...".
             Estos, en el fondo de sí, después de episodios especialmente crueles, de esos que son habituales en su "noble" "deporte" (ni una cosa ni la otra), seguro que oyen  una vocecilla que les dice lo injusto y cruel que es acabar innecesariemente de esa manera con una vida.
             Pero esos destellos de consciencia que pudieran tener, se diluyen rápidamente sumergidos en el grupo. Y así una vez más, acaba triunfando el espíritu de rebaño, escuchando los endebles argumentos de los más acérrimos e inconscientes, entre los que es impensable ni un resquicio de duda, ni tampoco de compasión.

Retrato de corzo
Corzo macho joven (F:7.1, V:1/125,ISO:200)
         

martes, 16 de agosto de 2016

GLADIOLO SILVESTRE

                         
                   Al parecer fue Plinio el viejo, un militar y naturalista romano que vivió en el siglo primero, quien dio nombre a esta planta por el parecido que tienen sus largas y afiladas hojas con el Gladius, que era la espada que utilizaban los gladiadores.
        Además, los que resultaban victoriosos, entre otras cosas recibían un gladiolo, pues esta era la flor que en la antigua Roma simbolizaba la victoria.

        En una de esas largas tardes, en las que el sol se resiste a  declinar en el horizonte como no queriendo perder de vista toda la grandiosidad de sonidos, olores y colores que él mismo ha creado en esos días apacibles y cálidos próximos al solsticio de verano. Encontré a última hora, justo cuando la luz empezaba a desvanecerse, este gladiolo silvestre, la especie de la que descienden todas las variedades cultivadas.
        Aunque el suelo estaba cubierto de una gran cantidad de otras flores a su alrededor, su largo tallo hacia que las suyas estuvieran elevadas en un plano superior que las separaba de aquel entorno tan colorido .  Buscando el ángulo adecuado, al menos pude meter en el encuadre esas flores amarillas como contrapunto.

Gladilolo silvestre (Gladiolus illyricus)
Gladiolo silvestre (Gladiolus illyricus) (F:2.8,V:1/320,ISO:200)

miércoles, 3 de agosto de 2016

INOFENSIVA

                           Hace unos días leía algo sobre casos de mordeduras de víbora en el pantano de Ullibarri y en un parque de la periferia de la ciudad. También  leí al hilo de eso, que alguien ya pedía que se tomaran medidas al respecto.
            De forma natural, el miedo a las serpientes y a cualquier cosa que se le parezca, está inscrito en la parte de nuestro cerebro donde se alojan los más básicos instintos de supervivencia, anteriores incluso a nuestra etapa como homínidos, como reminiscencia de un tiempo remoto en el que formábamos parte de la naturaleza, de forma equilibrada.
             Es curioso que la otra  parte del cerebro donde se aloja nuestra supuesta y más evolucionada inteligencia, que nos ha llevado a romper ese equilibrio y a establecer una relación de dominio tan asimétrica con la naturaleza. En lugar de racionalizar en lo que concierne a la reacción ante los reptiles, se suma en negativo al impulso más arcaico, añadiéndole seguramente inclusos prejuicios subconscientes de origen bíblico. Y exige poco menos que la aniquilación de estos animales de manera preventiva.
             Leyendo el título de esta entrada, habrá quien diga: "se nota que a este no le ha mordido ninguna". Error. Sí he sido mordido por una víbora ( y seguramente no será la última) y además una persona de mi entorno más cercano también lo ha sido. Y ambos seguimos pensando que estos animales son, como dice el título: INOFENSIVOS. Basta con remitirse a la etimología de la palabra.
            Nunca una víbora atacará a un ser humano sino es para defender su vida. Las víboras se alimentan de pequeños animales como ratones o lagartijas, por eso sus mordeduras a nosotros o a cualquier otro animal que no forme parte de su dieta, siempre son defensivas. Y  todo en ellas lo es.
            Ante una persona, una víbora, permanecerá inmóvil confiando en su camuflaje hasta sentirse descubierta, entonces intentará huir. Si se le impide, emitirá una especie de bufido de advertencia. Si sigue sintiéndose amenazada, lanzará su cabeza con la boca cerrada sin intención de morder, como advertencia máxima. Y es sólo cuando se la toca, cuando  muerde e inocula su veneno. Una mezcla de proteínas modificadas, energeticamente muy costosas de producir para el animal y es por eso que siempre hará un uso muy restringido de él.
             Todo este despliegue defensivo queda  anulado cuando se entra en contacto con uno de estos animales, por accidente . Y en estos casos, la culpa no es del reptil, sino de quien la ha tocado por descuido, ignorancia, o negligencia.
              Desde muy pequeño he cogido víboras con la mano, para después soltarlas.
              En la adolescencia, en esa etapa de la vida en la que uno necesita quizá demostrarse cosas a sí mismo,  aprovechaba los muy esporádicos encuentros con estos escasos animales y las cogía de la forma más arriesgada posible, sabiendo que el menor error o pérdida de concentración, podía tener consecuencias como mínimo dolorosas.
              Ahora sólo las cojo si es necesario. Y esta vez lo era.
              Hacía unos 6 años que no veía ninguna. Encontré esta enorme víbora áspid atrapada en una zanja, que con sus paredes de tierra casi verticales se había convertido en una trampa de la que no hubiera podido salir por si sola, por eso tuve que cogerla para ponerla a salvo.
              Recuerdo cual fue la víbora más grande que había cogido hasta entonces, unos 60 centímetros; pero esta era aún mayor, con casi 10 centímetros más. Basta ver en la imagen las proporciones entre la cabeza y el grosor del cuerpo. Era una de esas con las que si cometes un error, en determinadas circunstancias, te puede enviar de regreso a tu planeta.
            Esta foto está hecha con un objetivo macro a muy corta distancia. Hay que ser muy inconsciente, muy super héroe, o conocer muy bien su comportamiento, para tener un animal así a poco más de un palmo de la cara, estando  pendiente además  de la elección del diafragma, el encuadre,  la velocidad de obturación.....; pero esto demuestra una vez más que el miedo, casi siempre es consecuencia del desconocimiento.
            Sin ánimo de emular a Becquer, (además no hay nada poético en todo esto); a quienes reclaman medidas para "controlar" (eliminar) a estos y otros animales incómodos y por eso cada vez más escasos, decirles que: el peligro no son las víboras, ni las avispas, ni los lobos, ni los tiburones:    peligro.... eres tú....
            Lo eres como individuo y como especie.
            Desnaturalizado, cobarde, e incapaz de aceptar el mínimo riesgo en tu propósito insaciable de conseguir más placer y comodidad, aún al precio de estar arrasando el único lugar habitable que conoces, en un afán suicida de someter a este planeta y todos sus seres, a las necesidades y caprichos propios de un ser cada vez más débil, fóbico y disfuncional.

Hembra de víbora aspid (Vipera aspis)
Víbora aspid (Vipera aspis) (F:8,V:1/200s,ISO:100)       

lunes, 18 de julio de 2016

FRESA SILVESTRE

                           No proceden de estas las que venden en la frutería, esas son híbridos de variedades americanas. Esta es la fresa autóctona del continente europeo.
              Mucha gente, incluso de la que frecuenta el monte no sabe ni que existen, porque aunque en el suelo de algunos bosques poco alterados es frecuente encontrar sus hojas y ya al final de la primavera sus flores blancas, no es hasta estos días de verano, cuando madura el fruto y no sin cierta dificultad por su reducido tamaño, se pueden encontrar esas diminutas esferas de menos de un centímetro de diámetro, de color rojo brillante destacando entre el verde.
              Puedo imaginar cuando el concepto de tiempo era diferente y se medía en días o lunas, como los primeros humanos, en los calurosos y largos días del verano dedicarían jornadas enteras a recogerlas del suelo del bosque.
             Su llamativo color y su olor característico, siguen siendo hoy  una invitación a ser consumidas por aves, insectos y mamíferos, que transportarán las semillas en su cuerpo, ayudando a la planta a colonizar nuevos lugares.

Fresa silvestre (Fragaria vesca)
Fresa silvestre (Fragaria vesca) (F:11,V:1/40s,ISO:200)

jueves, 30 de junio de 2016

ALIMOCHE EN VUELO

                    Una luz perfecta, con el  fondo de una enorme y escarpada ladera, hicieron posible captar la parte inferior de este alimoche en vuelo, recortándose sobre el bosque.

Alimoche (Neophron percnopterus)
Alimoche en vuelo (Neophron percnopterus) (F:7,1,V1/1200,ISO:300)

lunes, 13 de junio de 2016

INVULNERABILIDAD RELATIVA

                                    No son muchos los insectos que pueden permitirse descansar así en una llamativa flor sobre la que el color de su cuerpo destaca poderosamente, sin temer el ataque de algún depredador.
              La Zygaena puede permitírselo porque su vistoso colorido de advertencia, está informando de la toxicidad de su cuerpo cargado de ácido cianhídrico (cianuro).
              Pero en la naturaleza ningún recurso alimenticio (nicho trófico) queda desaprovechado. Y aunque desconozco que especie puede ser, seguramente existe algún animal que ha desarrollado tolerancia a este veneno para poder alimentarse de ellas. (Clik en la imagen para verla más grande).

Zygaena sobre flor
Zygaena filipendulae (F:9,V:1/200,ISO:200)

sábado, 4 de junio de 2016

HACHA NEOLÍTICA

                             
                     
                    En el monte, es frecuente encontrar hozaderos de jabalíes. A veces estos animales, mueven gran cantidad de tierra y piedras en busca de alimento subterráneo: raíces, lombrices, nidos de ratón, etc.
             Pero es al inicio de la primavera, cuando se encuentran en la base de algunos árboles de la familia Quercus (Robles y encinas) excavaciones, de unas proporciones que más bien parecen hechas por maquinaria pesada.
            En ocasiones, he visto removidas toneladas de tierra y rocas, para dejar al descubierto las raíces de estos árboles, que aparecen mordisqueadas y sobre las que se ve que han estado frotando su pelaje.

Hozadero de jabalíes y hacha neolítica
(Hozadero de jabalíes y hacha neolítica)

            Se me ocurre, que o buscan algún tipo de trufa de las que producen estos árboles, o hay alguna otra cosa en estas raíces que hace que les merezca la pena semejante esfuerzo.

            Cuando te has pasado la vida en la naturaleza, puedes pensar que has visto tanto, que ya nada puede sorprenderte. Pero una vez más, ella va, lo hace de nuevo y a lo grande.
            Examinando uno de estos hozaderos, vi algo muy diferente en forma y color a las piedras que había alrededor y que en un primer momento me pareció una pieza de bronce oxidado. Pero era algo aún mejor....

Hacha neolítica
(Hacha neolítica de entre 6.000 y 9.000 años de antigüedad, en hozadero de jabalíes)


             Nada más cogerla vi que no era metal sino piedra. Oscura, pesada, diferente a cualquier tipo de roca que pueda haber en cientos de kilómetros alrededor. Y con una forma, un filo y unos signos de abrasión en su superficie, que hacían evidente que aquello era....nada menos que ..... un hacha neolítica !!!!.
             Desde muy pequeño había tenido un gran interés por la arqueología. Con 8  años, formamos un grupo, para ir en busca de objetos antiguos de los que de vez en cuando aparecían en los campos próximos a nuestro barrio.
             Incluso recuerdo aún donde está escondido lo que llamábamos "El tesoro", que no era otra cosa, que una caja de metal donde guardábamos las pocas cosas que encontrábamos: botones de cobre, casquillos de balas, monedas antiguas... .
             Podéis imaginar lo que para alguien con esos antecedentes suponía tener en la mano algo así....!!!.

Hacha neolítica de piedra
(Hacha neolítica)

              Y el asombro aún creció cuando empecé a leer información. Aquella piedra (posiblemente  basalto u ofita ) habría sido traída desde un lugar remoto y pulida en forma de hacha, hacía  entre 6.000 y 9.000 años.

Hacha neolítica de basalto
(Hacha neolítica de roca basáltica)

              Para tener una referencia algo más próxima: si la pirámide de Egipto más antigua fue construida unos 2.000 años A.C. este hacha había sido fabricada como mínimo 2.000 años antes...!!!!!.

Filo de hacha neolítica de basalto
(Filo de hacha neolítica)
Perfil de hacha neolítica de basalto
(Perfil de hacha neolítica)

             Y al asombro, se añadió el misterio. Porque al limpiarla vi que en una parte de su superficie tenía muy difuminadas unas marcas, que aunque eran incomprensibles, parecían representar algo, tener algún sentido y no ser de origen natural.
             Ahí dejo una imagen del detalle, por si alguien quiere intentar descifrarlas.

Marcas en hacha neolítica de basalto
(Marcas en hacha neolítica de basalto)

 ¿ Que hice con ella después de fotografiarla?. Pues lo que hubierais hecho cualquiera de vosotros: volverla a enterrar en el mismo sitio y haciendo un esfuerzo mental contra mi prodigioso sentido de la orientación, olvidar la ubicación... :).

martes, 31 de mayo de 2016

CONFLUYENDO

                                  A pesar de su escaso caudal y de su discurrir apacible abajo en el valle, todo indicaba que aquel arroyo, aguas arriba donde la pendiente se hacía muy pronunciada, podía ofrecer alguna imagen interesante.
            Después de mucho subir, encontré algunos rincones bonitos, pero en ninguno encontré el punto desde el que distribuir de forma armónica en el encuadre lo que estaba viendo.
            Sólo quedaban dos opciones: resignarse a que el lugar no era tan adecuado como prometía, dar media vuelta y comenzar el descenso, o apurar los pocos minutos de luz que quedaban y subir un poco más confiando en que el río guardaría lo mejor de si mismo en lo más escarpado e inaccesible y que él me permitiría descubrirlo antes de que la oscuridad hiciera imposible fotografiarlo. Así que continué el ascenso.
            Como si alguien lo hubiera organizado calculándolo al segundo.  Escondido entre unas grandes rocas que en ese punto encauzaban el agua, encontré este rincón con el tiempo justo para montar el equipo, buscar el encuadre y  hacer unas pocas fotos, esperando que alguna de ellas estuviera correcta.
            Tan bueno o más que conseguirlas, fue la búsqueda en sí misma y el regalo final de estar allí sentado viendo como todo se iba sumiendo en la oscuridad y teniendo de fondo aquella inigualable banda sonora.
         
Pequeñas cascadas
Cascadas confluyentes (F:16,V:1/6s,ISO:100)

sábado, 21 de mayo de 2016

DUENDES

                         Que extraños son los corzos !!.
            Unas veces parecen animales muy previsibles, por la regularidad de sus horarios y comportamientos, pero basta intentar fotografiarlos tan de cerca como para conseguir resultados aceptables, para que ese día hayan roto su "rutina" y no aparezcan.
            En esos casos uno siempre se pregunta qué ha podido pasar. Pudo haber sido un leve movimiento del viento en dirección desfavorable, o el crujido de una rama seca bajo nuestro pié, el que les llevó el anuncio de peligro hasta distancias asombrosas.
            En cambio, otras veces, me los he llegado a encontrar por ejemplo en un sendero del bosque caminando hacia mi, como ensimismados sin percatarse hasta estar a unos pocos metros, como si por un momento llevaran desconectados esos agudísimos sentidos que hacen tan difícil acercarse a ellos.

            En una pequeña pradera de altura, entre escarpes rocosos, donde desde muy lejos con prismáticos pude verlos comiendo a última hora de la tarde la semana anterior. Poco antes de anochecer apareció esta pareja de corzos.
            Ambos cubiertos aún con el pelaje invernal. La hembra con claros signos de su avanzado estado de gestación. Y el macho aún con el "terciopelo" que protegía su nueva cuerna en formación.
            Fueron sólo unas pocas fotos, antes de que la luz se extinguiera. Luego un buen rato de espera en la oscuridad para no molestarles. Y después un complicado descenso. Pero en este caso, había merecido la pena.
         
Corzos macho y hembra
Corzos macho y hembra (F:7,1,V:1/15s,ISO:400)


         


lunes, 9 de mayo de 2016

ORQUÍDEA SILVESTRE

                  Sin ser tan grandes y llamativas como las tropicales, las orquídeas ibéricas con más de un centenar de especies, son igualmente plantas bellísimas, extrañas y muy evolucionadas.
        Con una luz escasa, pero adecuada por lo difusa, pude fotografiar a esta Ophrys tenthredinifera, que había florecido cuando su tallo justo superaba la altura de la hierba.
        Con tan escaso tamaño, su colorido ya la hacía un llamativo reclamo muy visible desde lejos para los insectos, entre la verde uniformidad que la rodeaba.
           
Orquídea Ophrys tenthredinifera
Orquídea silvestre (Ophrys tenthredinifera) (F:28, V:1/640,ISO:100)

sábado, 30 de abril de 2016

EL BUITRE IMPOLUTO

                               Después de horas de espera, varios buitres habían ido llegando al lugar previsto, la roca desde la que dominaban la gran llanura bajo ellos.
        En el tiempo que permanecieron allí, a pocos metros, pude apreciar la diferencia de tonos de sus plumajes, que permite conocer su edad con cierta aproximación.
        Cuando los demás, fueron abandonando la roca para elevarse en las corrientes térmicas e ir en busca de alimento, quedó allí este.
        Su color, la forma de sus  plumas coberteras, ese resto de plumón en el ala y su indecisión para lanzarse al vacío, hacían evidente que había llegado hasta allí en uno de sus primeros vuelos tras abandonar el nido.
        Cuando después de muchas dudas por fin voló  para unirse a los que giraban en círculos sobre él, entre los que seguramente se encontraban sus padres, me sentí afortunado de haberle visto  en  lo que espero que fuese para él el inicio de una larga vida recorriendo el cielo.

Buitre joven (Gyps fulvus)
Buitre leonado joven (Gyps fulvus) (F:7,1,V:  1/500s,ISO:200)

jueves, 21 de abril de 2016

EL PALACIO DEL REYEZUELO

                                      Hay mucho de fascinante en las aves. Eso de que sean los más directos descendientes de los dinosaurios y que además en su evolución hayan transformado sus escamas de reptiles en esas estructuras tan ligeras como resistentes llamadas plumas, que les han permitido dominar el medio aéreo.
          Y lo fascinante en ellas, va más allá de la contemplación en si mismas de sus increíbles adaptaciones físicas. Lo increíble se extiende incluso, a las cosas que son capaces de construir.
         Sus nidos por simples que fueran, ya serían un prodigio considerando que están hechos con una herramienta tan simple, como es su pico. Pero es que algunas de estas construcciones son obras maestras de "ingeniería" natural, imposibles de reproducir por el ser humano, por su delicadeza, resistencia, capacidad aislante  y complejidad.
         A principios de verano, después de una mañana de viento anormalmente fuerte, encontré caído en el suelo del bosque este nido de reyezuelo sencillo (Regulus regulus).
         Este ave, es la más pequeña de la fauna Européa, Mide unos 9 cm. de longitud y pesa unos 5 o 6 gramos.
         Su diminuto tamaño, no le impide crear este nido prodigioso, elaborado con musgo y líquenes unido todo entre sí... !!con telarañas!!. Para que os hagáis idea de las proporciones, decir que su altura era de 7cm. y el diámetro interno del cuenco 4 cm.
         Y el asombro puede continuar, si se sabe que este, el más diminuto de los pájaros es capaz de hacer esto de forma instintiva desde la primera vez, sin que medie ningún proceso de aprendizaje....!!!

         Reflexión: pudiera ser, que el empeño de la especie humana por destruir la naturaleza, sea un mecanismo subconsciente de protección de su ego, intentando eliminar aquello comparados con lo cual, nos da la verdadera y triste medida de lo que realmente somos....

Nido de reyezuelo (Regulus regulus)
Nido de reyezuelo sencillo (Regulus regulus) (F:2.8,V:1/8s,ISO:100)

martes, 12 de abril de 2016

LA GOTA DE ROCÍO

                            En fotografía de  naturaleza es fácil dejarse cautivar por los impresionantes paisajes, o como a casi todos nos ha sucedido, por la majestuosidad de las grandes aves rapaces, a la observación de las cuales he dedicado la mayor parte del tiempo que he pasado en el monte.
              Pero tengo que reconocer, que con la macrofotografía, que te "obliga" a una proximidad casi íntima con los pequeños organismos fotografiados, cada día voy descubriendo universos que hasta hace unos años me habían pasado desapercibidos por lo diminuto.
             Este día, poco después del amanecer, encontré esta hoja de hierba cubierta de gotas de rocío perfectamente definidas.
            Mientras las fotografiaba, pude asistir a algo de lo que todos hemos oído hablar, pero que ni sospechaba que podía ser visto: el mágico proceso de la fotosíntesis.
             Desde la parte inferior de cada gota en contacto con la hoja de hierba, empezaron a subir en vertical minúsculas burbujas de oxígeno que no sé por qué ley física, sin atravesar las pequeñas esferas líquidas, quedaban atrapadas en su interior formando un círculo.
            Viendo aquello, por un momento hacer fotos pasó a ser secundario. Y me vinieron a la mente cosas que había leído y que hasta ese momento parecían sólo superstición, sobre las  propiedades mágicas y curativas que las culturas antiguas atribuían a este agua que la condensación depositaba sobre la vegetación al alba, especialmente de la Noche de San Juan. Y que como pude ver, al amanecer por efecto del sol, era "mágicamente" oxigenada.

                                                                            https://www.youtube.com/watch?v=avaNqibASYQ&nohtml5=False

                                     
Gotas de rocío en hierba
Gotas de rocío y hierba (F:5,V:1/30,ISO:100)

martes, 5 de abril de 2016

PAISAJES EFÍMEROS_1

                                 No sé si es así, pero me parece que en fotografía de paisaje, el cielo siempre tiene que presentarse como complemento secundario y subordinado a lo que hay debajo, como si él por sí solo no fuera nunca lo bastante interesante.
             Desde muy pequeño he pasado horas y horas escrutando las alturas en busca de las siluetas de las aves rapaces que tanto me han fascinado siempre. Por eso, aunque no los haya podido captar, he llegado a ver cielos con formaciones nubosas, luces y colores casi increíbles.
             Aquella tarde de primavera, la humedad  por las abundantes lluvias, unida a la calidez del aire del sur, acabó formando a lo lejos una gran tormenta.
            En el tiempo en que a aquellas masas de cúmulos llenaron el cielo con su intrincada e imponente "arquitectura" natural, antes de disiparse, produjeron un verdadero paisaje, tan dramático, como efímero, que fue cambiando a cada segundo y que durante  unos minutos por sí sólo, nada tuvo que envidiar a los más grandiosos paisajes terrestres.

Cúmulos formados por la tormenta
Nubes de tormenta (F:8,V:1/1250,ISO:100)
           

martes, 29 de marzo de 2016

LOS PECADOS DE LA CARNE

                               
                           Lo se, el título de esta entrada suena a rancio anacronismo, por lo que en su día tenía esta frase de juicio sobre la conducta sexual.
         Sobre eso, poco que decir; freestyle... . Que cada uno gestione  como quiera, o más bien como pueda, el influjo sobre sí, de ese instinto tan básico como poderoso, que bajo cualquiera de los disfraces con que nuestra especie acostumbra a vestirlo ( y los hay muy sofisticados...), no deja de ser el que realmente dicta la mayor parte de las decisiones importantes que se toman en la vida.
         Pero sí voy a opinar sobre otra actividad humana en busca del placer, que conlleva diariamente el sufrimiento y la muerte de millones de SERES. Y eso no sé si será pecado, ni siquiera sé si el pecado como tal existe, pero si es una cruel inmoralidad.
         Según la F.A.O , cada año 60.000 millones !!! de animales, son criados, (muchos en condiciones terribles) y muertos (2000 cada segundo) para servir de alimento a una especie de mono, que ha alcanzado tal dominio sobre el planeta, que pudiendo alimentarse de cualquier otra cosa sin tener la necesidad de matar, sigue haciéndolo y cada vez de forma más masiva, sólo para dar placer a su paladar.
         Y esto no lo hace ni siquiera por maldad, sino por pura inconsciencia.

         Quien transite por el monte fuera de los caminos, sabe que la naturaleza en su totalidad está ya cuadriculada por líneas de alambre de espino que delimitan sucesivas explotaciones ganaderas hasta el infinito.
          Allí pastan los animales cuyos hijos, les serán robados al poco de nacer, para ser convertidos en un trozo de carne en la vitrina de una carnicería. Y que alguien se comerá, sin pensar en el sufrimiento de esa madre a la que le robaron lo único que tenía. Y del pequeño animal indefenso alejado de su madre, de la que no se había despegado desde el día en que nació, hasta ese momento en que se lo llevarán por la fuerza, para matarlo sin que a penas haya llegado a conocer la vida.  Creedme si os digo que sé muy bien de lo qué hablo, porque durante muchos años, (demasiados), trabajé en el lado más siniestro de ese negocio...

          Siempre me ha parecido curioso y macabro, que quienes son padres y supuestamente tendrían que ser más sensibles a cosas como esta, no tengan el menor escrúpulo en alimentarse ellos  mismos y a sus hijos, con los cuerpos troceados de los hijos de otros.
          Y es que a las dos cosas infinitas que existen según Einstein: el universo y la estupidez humana, habría que añadir una tercera directamente relacionada con la segunda. Y es la capacidad humana para autoengañarse por no enfrentarse a la verdad y así no tener que renunciar a su propio placer.
         " Los animales nacen para servirnos de alimento". "El consumo de carne es necesario o imprescindible para la vida".
           Sea una de estas, o cualquier otra la  mentira favorita que utilices para acallar tu conciencia (eso el que la tenga...). Cuando pones carne o pescado en tu plato, eres el responsable directo del sufrimiento y la muerte de ese ser, e indirecto del sufrimiento y la muerte de otros muchos de los que no hay cifras, como el que ves aquí abajo.

Cárabo muerto en alambrada ganadera
Cárabo muerto en una alambrada (F:2,8,V:1/8s,ISO:100)
            Antes de este día, había encontrado varias veces plumas enganchadas en alambradas, pertenecientes a  diferentes especies de aves, que  habrían conseguido sobrevivir a la colisión, quien sabe con qué heridas y por cuanto tiempo.
           Pero esta vez, allí estaba la terrible evidencia en su totalidad . Este cárabo, al chocar con el alambre se había  quedado enganchado por los tendones del ala en una de las púas, que actúan como anzuelos.
           Con palabras no se puede describir la mezcla de pena, impotencia, rabia....que sentí al ver esto....

Cárabo atrapado en alambre
Cárabo muerto en una alambrada (F:2,8,V:1/10s,ISO:100)



                  Todavía hoy no puedo evitar  pensar en cuantas horas, más bien días, pudo estar este animal con todos sus órganos vitales intactos, allí clavado debatiéndose hasta incluso romperse los huesos del ala antes de morir. Ni cuantos animales estarán muriendo cada día inadvertidamente en circunstancias similares para que un simio venido a menos, se de el capricho innecesario de comer carne.

Cárabo muerto en alambrada ganadera
Garras de cárabo muerto en una alambrada (F:16,V:6s,ISO:100)
                     Para mi, la fotografía de naturaleza está tan relacionada con la  BELLEZA, que  aquel día me marchaba ya sin pensar en fotografiarlo, pero volví cuando me di cuenta de que por lo que les estamos haciendo, merecemos sentir parte de su sufrimiento, aunque sólo sea viéndolo. Por eso no he querido escatimar ni un detalle mostrando la expresión de dolor que transmitía el cuerpo de aquel pobre animal.

Cárabo muerto en alambrada ganadera
Cabeza de cárabo muerto en una alambrada (F:13,V:5s,ISO:100)
           Si, soy corresponsable de las incalculables muertes de animales atropellados en las carreteras, por utilizarlas.
           También soy corresponsable de la carnicería que producen los aerogeneradores, ya sólo por tener ahora mismo el ordenador encendido .
           Pero de esto que veis, ya no lo soy.
           Si lo hubiera encontrado hace años, cuando mi dieta incluía trozos de otros animales, también hubiera sido corresponsable y además de tristeza  hubiera sentido vergüenza.  Aunque algo de eso hubo también este día, sólo por pertenecer (supuestamente) a una  especie que a diferencia de cualquier otra, salvo excepciones, cuanto más conozco, menos me gusta.  https://www.youtube.com/watch?v=rgRQMdTjfRs

Alambrada ganadera señalizada
Alambrada señalizada con plásticos (F:2,8,V:1s,ISO:100)
                El monte no es lugar para el plástico, pero utilicé una bolsa que llevaba en la mochila para hacer más visible el alambre e intentar evitar que otros animales tuviera la misma muerte.