miércoles, 27 de noviembre de 2013

EL PEQUEÑO "MONSTRUO"

                 
                                    El nombre de Empusa, le fue dado por el científico que la descubrió. Le pareció que su cara se correspondería con la de los demonios monstruosos de la mitología griega hijas de Hécate, que seducían a los hombres para alimentarse de su sangre.
               Son animales de la familia de las mantis que aunque de aspecto algo diferente, no se diferencian mucho de aquellas en cuanto a hábitos y alimentación.
               Para la pequeña larva de la imagen, de poco más de un centímetro, las matas de brezo constituyen todo un mundo donde pasar inadvertida a los depredadores, mimetizàndose con las delgadas ramas secas del arbusto, que  también es su perfecto e intrincado territorio donde dar caza a los insectos que acuden a alimentarse del néctar de las pequeñas flores rosadas.

Larva de empusa
Larva de Empusa pennata   (F: 10, V: 1/125, ISO: 160)
              Hasta llegar al estado adulto, como es el caso de esta hembra, el exoesqueleto de estos insectos deberá ser mudado hasta 6 veces para permitir su crecimiento desde el estado de ninfa en que miden tan sólo unos pocos milímetros. El color del entorno en que se produce la última muda, determinará la coloración del insecto adulto. En el caso del ejemplar de la imagen, ésta debió producirse entre una mezcla de hierbas secas y verdes.
Hembra de Empusa pennata
Hembra adulta de Empusa pennata  (F:8, V:1/50, ISO: 200)

lunes, 18 de noviembre de 2013

HAYA Y PRADERA

                           En los años favorables,  la confluencia de una serie de circunstancias climatológicas, propicia un más rápido cambio de color en las hojas de las hayas y prolonga su  permanencia en la ramas.
            Esto hace que el bosque en esos años, durante unos días, ofrezca uno de los más sobrecogedores espectáculos de color que se dan en la naturaleza europea.

            Esa "explosión" de tonos cálidos, resulta si cabe aún más llamativa, con  el contrapunto del verde de la pradera.

Haya y pradera
Haya y pradera   (F: 7,1, V: 1/160, ISO: 100)

sábado, 16 de noviembre de 2013

EXOESQUELETOS DE CIGARRA

                                La cigarra es un insecto propio de entornos de clima mediterráneo, por lo tanto bastante poco frecuente aquí en el norte de la Península.
            En los largos días de verano, en las más abrigadas vaguadas orientadas al sur y  en las horas en que el calor se hace insoportable, los machos de estos insectos dejan oír su monótono y chirriante canto.
           Después del apareamiento, las hembras pondrán sus huevos en los tallos de las plantas.
Las larvas al poco de eclosionar, se enterrarán y así pasarán el resto del año hasta la próxima primavera, cuando emergerán para aferrarse a alguna rama, donde tendrá lugar su última transformación, de la que surgirán ya como insectos alados, dejando atrás como una cáscara inservible su viejo exoesqueleto casi translúcido, de aspecto alienígena, para reiniciar el ciclo con una nueva generación.

Exoesqueleto abandonado de Cigarra   (F: 11, V: 1/50, ISO: 100)


AZUCENA SILVESTRE

                             Esta escasa planta produce una de las flores más espectaculares que puedan encontrarse en los bosques  de Europa.
           Por su vistosidad y  características, parecería más propia de un entorno y clima tropical. Y en realidad aprovecha para florecer  los lugares y el momento en que se da lo más parecido a esas condiciones de calidez y humedad en el clima Europeo.
          Después de meses de lento desarrollo de su largo tallo, que puede alcanzar 1,5 metros de altura, empiezan a abrirse sus grandes flores rosadas, de superficie brillante, como encerada, que desprenden un olor ligeramente desagradable para atraer a las moscas que son unos de los insectos que las polinizan.
          A pesar de estar terminantemente prohibida, su recolección por parte del hombre con fines ornamentales, es la principal amenaza para esta escas planta de nuestros bosques atlánticos.

Azucena silvestre (Lilium martagon)
Azucena silvestre (Lilium martagon)  (F:11, V: 1/50, ISO: 200)

jueves, 14 de noviembre de 2013

GRADOS DE IRREALIDAD

                            Esta charca casi invadida por la vegetación, en una fría mañana del final del invierno en la que el viento estaba en total calma, parecía un espejo.
           Sus aguas oscuras devolvían tan fielmente el reflejo de los árboles en su orilla, recortados sobre un cielo poblado de grises, blancos y un intenso azul, que mirando el espacio limitado por el encuadre de la cámara, se podía llegar a dudar de cual de los dos mundos era más real. Quizá  se trataba de eso: tener que elegir entre diferentes grados de irrealidad......        

Reflejo
Reflejo  ( F: 9, V: 1/ 100, ISO: 100 )

martes, 12 de noviembre de 2013

MARIPOSA Y CARDO

                       Uno de esos días, de los que hay muchos en fotografía de naturaleza, en los que  vas regresando  con la sensación de haberte perdido cosas por haber consumido toda una  preciosa tarde de primavera intentando fotografiar insectos sin mucho éxito. En un claro del bosque estaba esta mariposa (Melanargia galatea) alimentándose en un  cardo. Sin ella todo hubiera tenido aún menos sentido...

Melanargia galatea
Melanargia galatea   ( F: 9, V: 1/400, ISO: 200 )

"V" DE VIAJEROS

                        En estos días de otoño si se mira al cielo, se puede tener la suerte de ver sobrevolando   incluso  las ciudades, bandadas de grandes aves en formación que vuelan hacia el sur.
            En unas pocas semanas habrán realizado el viaje anual de migración la mayor parte de los efectivos de cada especie.  Pero el cambio que estamos produciendo en el clima, parece estar alterando también el calendario de las migraciones, que va haciéndose cada vez más irregular.
           Cada año más  aves tienden a prolongar su permanencia en las latitudes norteñas de su área de distribución más allá del otoño, iniciando su viaje hacia el sur sólo cuando las temperaturas caen allí, ya en pleno invierno.

 Cormoranes en formación
Bandada de cormorán grande (Phalacrocorax carbo)     (F:7, V: 1/640, ISO: 250 )

lunes, 11 de noviembre de 2013

NATURALEZA FRACTAL

                                     Observada de cerca,  la naturaleza con frecuencia presenta complejos patrones y diseños repetitivos a diferentes escalas llamados fractales, que desde siempre han inspirado a los artistas, y cada vez más atraen la atención de los científicos que encuentran en ellos propiedades matemáticas de múltiples aplicaciones.
          Sin ir más lejos, en fotografía, muchos de los  software de interpolación para aumentar el tamaño de las imágenes, se basan en algoritmos que se encuentran igualmente en algunas de estas estructuras naturales.

Flores en espiral fractal
Flores en espiral fractal   ( F: 4´5, V: 0´3 s, ISO: 100 )

MANTIS RELIGIOSA

                     Con frecuencia se puede ver a las mantis, explorando  minuciosamente las plantas de lavanda silvestre, a la caza de los insectos que se alimentan de sus pequeñas flores azules.


Mantis religiosa marrón
Mantis religiosa marrón  ( F:9, V: 125, ISO: 100 )

viernes, 8 de noviembre de 2013

HAYEDO EN TRANSICIÓN

                     Hay un momento cada otoño,  en que  la uniformidad de  tonos verdes en el hayedo desaparece durante unos pocos días, por  la progresiva degradación y pérdida de clorofila en las hojas, poco antes de que estas caigan.
           Esta transición, al no producirse por igual ni siquiera en cada árbol, da como resultado  una mezcla que va del verde al rojizo pasando por todos los tonos de amarillos y ocres. En años en los que las condiciones son propicias y por la ausencia de fuertes vientos y heladas  las hojas tardan más en caer, es grandioso el regalo que ofrece el bosque en su despedida hasta la próxima primavera.

Hayedo en transición de color
Hayedo en su transición de color otoñal     ( F: 10, V: 2", ISO: 100 )

jueves, 7 de noviembre de 2013

EL CENTINELA DEL BOSQUE

                          Es prácticamente  imposible permanecer un rato en el bosque sin que aparezca una de estas pequeñas aves observándonos a corta distancia como movido por una inquisitiva curiosidad, llegando a aproximarse algunos individuos  hasta poco más allá del alcance de la mano.
         Se podría  pensar, que el petirrojo a diferencia de la mayoría de aves que huyen del ser humano, tendría un cierto apego o simpatía por nuestra especie. Pero creo que no es el caso, y que a  este comportamiento subyace  un mecanismo innato, que se habrá desarrollado en su evolución como especie cohabitando con corzos y jabalíes y cuyo fin sería, aumentar sus posibilidades de supervivencia.
          El petirrojo seguramente sabe por instinto que es bueno para él acercarse allá donde oiga ruido de pisadas en el bosque, porque eso indica la presencia de un gran mamífero dentro de su pequeño territorio forestal, que a su paso removerá la hojarasca dejando al descubierto los pequeños insectos de los que este pájaro se alimenta. Y  además de eso, esta proximidad a un animal grande, tendría un efecto disuasorio disminuyendo  las posibilidades de ser atacado por el gavilán que es su principal depredador.

Petirrojo (Erithacus rubecula)
Petirrojo ( Erithacus rubecula)      F: 7, V: 1/200, ISO: 100

martes, 5 de noviembre de 2013

PEQUEÑA DUALIDAD

                         La utilización de ópticas "macro" en fotografía de naturaleza, permite  dar a los pequeños detalles de  insectos y plantas un protagonismo que  también merecen. Como estas diminutas flores de una de las especies Ibéricas de geranio silvestre Geranio cuarto (Geranium lucidum), que de otra forma, por su reducido tamaño de entre 5 y 8 milímetros, aparecerían perdidas entre su abigarrado entorno vegetal.

Geranio silvestre (Geranium lucidum)
Geranio silvestre (Geranium lucidum)  F: 13, V: 1,6", ISO: 200

sábado, 2 de noviembre de 2013

EL CÓDIGO DE LAS ZYGAENAS

                                La combinación aposemática de rojo y negro en la coloración de los animales, casi siempre es un indicador de aviso de su toxicidad. El animal que se come a otro que porta este código, si no llega a morir, sufre muy desagradables efectos. Esto quedará grabado en su memoria, y en el futuro evitará comer cualquier cosa que exhiba esta combinación de colores.


Zygaena purpuralis
Zygaena purpuralis   ( F:10, V: 50, ISO: 200 )
           Las zygaenas, del orden de los lepidópteros, con 22 especies en la Península Ibérica, todas ellas de morfología muy similar, y conspicua coloración rojinegra, son un claro ejemplo de esto. Son insectos, que lejos de intentar pasar desapercibidos para evitar a los depredadores, exhiben su rutilante código de advertencia, porque ya sea en la fase de adultos, de oruga, e incluso de huevo, sus cuerpos están cargados nada menos que de ácido cianhídrico (cianuro) lo que los hace practicamente invulnerables.



Zygaena trifoli
Zygaena trifolii  ( F: 10, V:1/250, ISO: 250 )