miércoles, 23 de mayo de 2018

EXTRAÑAMENTE ACUÁTICO

                             Acostumbrados al aspecto de otras aves llamadas acuáticas, con pies palmeados para nadar o bucear. O patas largas que les permiten vadear los cursos de agua.
               En el caso del mirlo acuático (Cinclus cinclus), no hay ningún rasgo físico lo bastante evidente a primera vista, que permitiría adivinar que estamos ante un superespecialista del medio acuático.
               Y lo es hasta el punto de que este ave, bucea bajo las turbulentas y frías aguas de los ríos de montaña, batiendo sus alas como si volara en el medio líquido para sumergirse. Y después, orientándolas para conseguir el flujo del agua sobre ellas y y aferrándose a las rocas con sus poderosas patas, consigue mantenerse en el fondo mientras escudriña cada resquicio entre las piedras en busca de las larvas de insectos acuáticos de los que se alimenta.

                En fotografía de naturaleza, casi siempre se desea conseguir la imagen del sujeto destacando y recortándose sobre un fondo lejano y desenfocado. Pero también en este tipo de fotografía, casi siempre las condiciones son tan incontroladas, que rara vez se pueden elegir las más favorables.
                En el recorrido hacia su nido, con el pico así de lleno de insectos, este mirlo acuático se detuvo en el sitio previsto el tiempo suficiente (unos 3 segundos), para conseguir la foto.
               Las grandes piedras estaban tan cerca del ave, que no fue posible conseguir el desenfoque deseado, pero a cambio,  permitían apreciar la sinuosa textura que las larvas subacuáticas habían creado sobre la roca, en los meses que esta estuvo sumergida. (Clik en la imagen para verla más grande).

Mirlo acuático (Cinclus cinclus)
Mirlo acuático con larvas (Cinclus cinclus) (F:7.1,V:1/125,ISO:200)

lunes, 14 de mayo de 2018

EL REENCUENTRO DE LOS HELECHOS

                             Que organismos tan interesantes me parecen los helechos. Y no sólo por ser algunas de las especies vegetales más antiguas que existen, cuyo aspecto a permanecido casi inalterado a lo largo de los más de 400 millones de años que llevan poblando este planeta. 160 millones de años antes de la aparición de los dinosaurios.
                 Son además estas, o al menos a mi me lo parecen, unas plantas muy fotogénicas. Aunque paradógicamente muchas veces no resulte fácil encontrar un encuadre que consiga contener en una imagen toda su arcaica y selvática belleza.
               
                 Este día en aquel bosque, los helechos habían iniciado ya la lenta extensión de sus frondas, que una primavera tras otra surgen de la raíz en el mismo lugar.
                 Estos dos parecían reconocerse de años anteriores y, así de juntos se estaban desenrollando. Aunque pueda parecer, que estuvieran haciendo lo contrario.  (Clik en la imagen para verla más grande).

Helechos nacientes (Nephrolepis falcata)
Helechos nacientes (Nephrolepis falcata) (F:2,8,V:1/30,ISO:100)

martes, 8 de mayo de 2018

CORZA BICOLOR

                          En los últimos días del verano, cuando es muy patente ya la disminución de las horas de luz y, las noches empiezan a ser frías. Los corzos inician su segundo cambio de pelo anual, sustituyendo el de tono rojizo que les ha cubierto durante la primavera y el verano, por otro de color grisáceo mucho más aislante, que les permtirá afrontar en mejores condiciones las inclemencias del período invernal.
         
           En los últimos días de Septiembre, el cuerpo de esta precavida corza, que se lo pensó mucho antes de abandonar la protección del bosque, aparecía así; jaspeado de ocre sobre fondo gris. (Clik en la imagen para  verla más grande).

Corzo hembra (Capreolus capreolus)
Corzo hembra (Capreolus capreolus)(F:7.1,V:1/100s,ISO:400)

martes, 1 de mayo de 2018

VIOLETA SILVESTRE

                        Han sido muchas las veces que me he tirado en el suelo del bosque para intentar conseguir una foto de violetas que me gustara; sin conseguirlo.
            La generalmente pequeña longitud de sus tallos, que las separan poco del suelo y, su floración casi siempre en grupos, me había impedido otras veces lograr una imagen con un desenfoque del fondo que permitiera destacar y aislar del entorno a una de estas flores, lo suficiente como para hacer justicia a esta pequeña y discreta planta.
            Por eso, en cuanto la vi a ella, creciendo sola, sobre el montículo de lo que debió ser un viejo hormiguero abandonado. Con su tallo anormalmente largo que la separaba del entorno de hojarasca, no dudé en montar el equipo, tirarme al suelo y dedicarle el tiempo necesario hasta conseguir la foto.(Clik en la imagen para verla más grande).

Violeta silvestre (Viola riviniana)
Violeta silvestre (Viola riviniana) (F2,8,V:1/160s,ISO:200)

lunes, 23 de abril de 2018

CON LUZ PROPIA

                                  Como casi siempre en el monte y más si cabe en esa época del año, cuando las hojas cambian de color y el bosque parece tener luz propia, no fue fácil aquel día dar con un encuadre que le hiciera justicia.
           Encontré este, que en cierta medida contenía bastante de todo aquello que se percibía  alrededor y que la cámara nunca es capaz de captar. (Clik en la imagen para verla más grande).

Bosque de hayas en otoño
Hayedo en otoño (F:10,V:1/40s,ISO:100)

martes, 17 de abril de 2018

AMANECIENDO ENTRE BREZOS

                       El rocío que aquella noche de finales de verano había depositado sobre las plantas, era como el preludio de un otoño ya casi inminente.
          Entre la vegetación saturada de color por la humedad nocturna y el tono cálido de la luz del amanecer, encontré a esta pequeña mariposa Canela estriada (Lampides boeticus) calentándose con los primeros rayos de sol. (Clik en la imagen para verla más grande).

Mariposa Lampides boeticus entre brezos
Mariposa Canela estriada (Lampides boeticus) (F:2.8,V:1/125s,ISO:100)

lunes, 9 de abril de 2018

EL VUELO DE LA GARZA

                             El otro día alguien me preguntaba que con qué objetivos se consiguen imágenes de fauna lo bastante próximas como para apreciar los detalles.
             Le decía, que se tiene una idea equivocada por sobreestimación, de la capacidad de "aproximar" que tienen los teleobjetivos. Suele pensarse, que con ellos se puede estar lejos de los animales y aún así obtener imágenes detalladas.
             La realidad es muy diferente. Si, cuanto mayor sea la distancia focal del objetivo mejor, pero siempre, sea cual sea el que utilices, necesitarás estar muy cerca de los animales para tener resultados aceptables.
         
             La garza real (Ardea cinerea) es una gran ave, de costumbres solitarias y carácter esquivo y desconfiado. Incluso cuando vuela, lo  hace a una altura suficiente como para que nada en el suelo bajo ella pueda suponerle ningún peligro.
            Este día, se dieron las circunstancias apropiadas y pude tenerla así de cerca. (Clik en la imagen para verla más grande).

Garza real (Ardea cinerea)
Garza real (Ardea cinerea) (F:7.1,V:1/1000s,ISO:200)

martes, 3 de abril de 2018

RETRATO DE UN ÁRBOL

                                Pareidolia; se denomina así al fenómeno psicológico, por el que se ven caras en objetos inanimados, donde no las hay.
               En un documental que pude ver recientemente sobre como la naturaleza a ido creando y moldeando tanto la anatomía como la psicología humana a lo largo de cientos de miles de años. Se decía que esta capacidad para encontrar el reconocible patrón de una cara, en el pasado más remoto de la especie, cuando nuestros antepasados eran animales presa de grandes carnívoros, debió ser una ventaja para la supervivencia, al permitirles identificar sus rostros acechándoles entre la densa vegetación de las selvas en las que habitaban.
             
              Quizá no tengo muy acentuado ese instinto arcaico que favorecía la supervivencia de los animales presa, porque reconozco que es muy reducida mi capacidad para encontrar caras donde no las hay.
            Y tampoco lo necesité para ser consciente, tenga una cara reconocible o no, del ser que vive dentro de esa corteza.

            Aún así, en aquel bosque, tuve la extraña sensación de no estar sólo.  (Cilk en la imagen para verla más grande).

Retrato de un árbol
Abedul blanco (Betula alba) (F:2.8,V:1/50,ISO:200)

martes, 27 de marzo de 2018

SIEMPRE PERSEGUIDOS

                                      Si hay unos animales contra los que cualquier crueldad y ensañamiento parece estar justificada, esos son los que producen daños supuestamente inasumibles contra los intereses humanos.
                De los no depredadores, el jabalí tiene el triste honor de encabezar la lista de los más perseguidos.
                Su aspecto rudo y pelaje áspero e hirsuto sumado al hábito de revolcarse en el barro, para mantener su piel limpia de parásitos, favorecen la inmerecida imagen que se puede tener de ellos como seres sucios y obtusos contra los que es merecido cualquier acto de violencia.
                Nada más lejos de la realidad. Bajo ese aspecto primitivo y poco sofisticado, se haya uno de los animales más inteligentes, sociales y sensibles de nuestra fauna.
                Cuando has tenido la suerte de poderlos observar en la naturaleza y ver los estrechos y afectivos vínculos que unen a sus grupos familiares, se te hace más difícil si cabe, aceptar como supuestamente necesaria, la persecución y matanza sistemática que cada año con la apertura de la veda de caza, se perpetra contra estos pobres animales.
                Para hacer que eso sea más justificable, se ha ido creando la falsa leyenda que describe al jabalí incluso como animal agresivo y peligroso.
                En el transcurso de los años, han sido muchos los encuentros que he tenido con jabalíes, algunos a muy corta distancia. Y el resultado siempre ha sido el mismo; animales, algunos de más de 100 kilos, que si quisieran podrían haberme hecho mucho daño, corren lo más rápido que pueden, huyendo de lo que para ellos representa la muerte.
              Así de grande es el terror que infundimos al resto de seres con los que compartimos este planeta. (Clik en la imagen para verla más grande).
             
Jabalíes
Jabalíes huyendo (Sus scrofa) (F:7.1, V:1/80s,ISO:320

lunes, 19 de marzo de 2018

PRIMAVERA CONTENIDA

                                 Hacía mucho tiempo que la climatología invernal no se hacía sentir de forma tan prolongada en el monte.
               Otros años, a finales de Marzo ya han sido muchos los días de sol y, la naturaleza casi prematuramente habría iniciado ya hace semanas su lento despertar.
               Pero en este, la escasez de luz y las bajas temperaturas están haciendo que la actividad reproductiva en los animales y la vegetativa  en las plantas permanezca contenida. Como esperando a que los días de sol y calor que están por llegar, sean el detonante que como pocas veces, producirá el estallido en todas las formas de vida.
             
                A pesar del frío y la falta de luz, los narcisos acampanados, como sin poder reprimirse por más tiempo, vuelven a ser unas de las primeras flores en poner una nota de color en las praderas aún anegadas. (Clik en la imagen para verla más grande).

Narcisos acampanados (Narcissus bulbocodium).
Narcisos acampanados (Narcissus bulbocodium) (F:2.8,V:1/500, ISO:100)