martes, 10 de julio de 2018

RODEADA DE COLOR

                          Siempre tengo tendencia a centrarme en el sujeto y querer llenar el encuadre exclusivamente con él para captar todos sus detalles, cuando muchas veces el entorno es igual o más importante .
           
            Después de un rato fotografiando muy  de cerca a esta araña de la cruz, (Araneus diadematus) con su fardo de seda en el que acababa de envolver a una presa recién capturada. Me di cuenta de que había estado excluyendo todo ese color que la rodeaba.
           Un poco de distanciamiento para incluir su entorno en el encuadre y, este fue el resultado. (Clik en la imagen para verla más grande).

Araña de la cruz y su entorno
Araña de la cruz y su entorno (Araneus diadematus) (F:2,8,V:1/400s, ISO:100)

martes, 19 de junio de 2018

ZORRO ENSIMISMADO

                               En la naturaleza, la supervivencia incluso la de los depredadores, requiere de un  estado de alerta casi permanente que deja poco margen al descanso.
             Es sólo en los momentos del día o la noche en los que saben por experiencia que los peligros para ellos son menos y en los lugares en los que se sienten a salvo, donde a veces se permiten un poco de relajación.

           En un lugar muy alejado de cualquier actividad humana, a mucha distancia vi a lo lejos  con los prismáticos, a este zorro que antes de la puesta de sol ya estaba activo y patrullando su territorio, mientras transitaba por un sendero de caballos que venía a pasar a muy pocos metros de mi posición.
          Tuve el tiempo justo para cambiar de objetivo y esconderme tras un arbusto con el viento a favor junto al sendero antes de que llegara.
          Siempre que vuelvo a ver esta foto, me pregunto qué habría en ese momento en su mente, para hacerle parecer tan ensimismado. (Clik en la imagen para verla más grande).

Zorro (Vulpes vulpes)
Zorro (Vulpes vulpes)(F:7,1,V: 1/500s,ISO:200)

martes, 12 de junio de 2018

ALEGORÍA DE LO EFÍMERO

                             Como precursoras de la regeneración tras la catástrofe, a los lugares donde el bosque fue arrasado por el fuego, con suerte acabarán llegando las semillas de esta planta (Asphodelus cerasiferus).
              Desde ese momento durante muchos años, hasta que el bosque  consiga regresar a la zona devastada reclamando poco a poco el espacio que le pertenece, cada primavera, durante unas semanas, estos lugares desarbolados se verán adornados con la elegancia de estos largos tallos de más de un metro de altura cubiertos de flores blancas.

             Por las características de su estructura, se hacen muy evidente en ellos, las distintas fases en la vida de una flor; las marchitas que ya han muerto, las recién florecidas que están en su plenitud y por encima de ellas, las que aún esperan su momento para florecer. En conjunto son, como una alegoría de lo efímero de toda existencia. (Clik en la imagen para verla más grande)

Flores blancas de Asphodelus cerasiferus
Asphodelus cerasiferus (F:3.2,V:!/640s,ISO:100)

lunes, 4 de junio de 2018

EL MOMENTO OPORTUNO

                            Siempre me había parecido muy fotogénico este sitio, por esa gran haya con sus ramas extendidas como queriendo acompañar el fluir del río.
           Lo había visto otros otoños, con más o menos proporción de hojas en las ramas y en el suelo, pero nunca como este día; el suelo completamente cubierto de hojas y en el árbol aún las suficientes como para teñir de dorado la luz bajo él.
          Por si esto fuera poco, una tenue neblina desdibujaba y daba cierta uniformidad a un fondo enmarañado. Así que no podía dejar escapar esta oportunidad única.
          Pero que imagines la foto, no es lo mismo que luego puestos a ello, sea fácil meter en el encuadre de forma armónica todo aquello que estás viendo. Y este lugar, por sus carcterísticas y la disposición de los elementos, se resistía mucho a la simplificación que supone contener todo aquello en una sola imagen.
          Después de un rato probando desde diferentes puntos, este fue el mejor resultado. (Clik en la imagen para verla más grande).
       
Haya otoño y río
Haya , río y otoño (F:11,V:3,2,ISO:100)

lunes, 28 de mayo de 2018

VERDÍSIMO

                             Decía en la entrada anterior, lo deseable que es en fotografía de naturaleza, conseguir al sujeto sobre un fondo lo bastante alejado, como para que el desenfoque del mismo lo haga destacar del entorno.
              Esto es especialmente difícil cuando se trata de insectos, que casi siempre se encuentran cerca del suelo entre la vegetación.

              A última hora de la tarde este enorme saltamontes verde común (Tettigonia viridissima). Uno de los insectos más grandes de Europa.Voló con sus enormes alas de envergadura tan grande como la de algunos pequeños pájaros. Para ir a posarse en el junco más alto de aquella pradera inundada.
              La luz lateral y atenuada del sol ya muy bajo en el horizonte, parecía resbalar sobre sus alas y abdomen, haciendo resaltar las diferentes texturas. Y un fondo tan lejano como uniforme, produjeron unas condiciones óptimas para captar toda la perfección de su verde anatomía.

             Ese largo apéndice en el extremo de su abdomen, con aspecto de aguijón, que hace a este insecto tan "pisoteable" por quienes en su ignorancia, en estos tiempos injustificable, rápidamente ven como una amenaza cualquier animal que no conocen. No es otra cosa que el oviscapto. Un órgano inofensivo que las hembras de este y otros insectos utilizan para poner sus huevos bajo la tierra o la corteza de las plantas. (Clic en la imagen para verla más grande).

Saltamontes verde (Tettigonia viridissima)
Saltamontes verde común (Tettigonia viridissima)(F:2,8,V:1/2000s,ISO:100)

miércoles, 23 de mayo de 2018

EXTRAÑAMENTE ACUÁTICO

                             Acostumbrados al aspecto de otras aves llamadas acuáticas, con pies palmeados para nadar o bucear. O patas largas que les permiten vadear los cursos de agua.
               En el caso del mirlo acuático (Cinclus cinclus), no hay ningún rasgo físico lo bastante evidente a primera vista, que permitiría adivinar que estamos ante un superespecialista del medio acuático.
               Y lo es hasta el punto de que este ave, bucea bajo las turbulentas y frías aguas de los ríos de montaña, batiendo sus alas como si volara en el medio líquido para sumergirse. Y después, orientándolas para conseguir el flujo del agua sobre ellas y y aferrándose a las rocas con sus poderosas patas, consigue mantenerse en el fondo mientras escudriña cada resquicio entre las piedras en busca de las larvas de insectos acuáticos de los que se alimenta.

                En fotografía de naturaleza, casi siempre se desea conseguir la imagen del sujeto destacando y recortándose sobre un fondo lejano y desenfocado. Pero también en este tipo de fotografía, casi siempre las condiciones son tan incontroladas, que rara vez se pueden elegir las más favorables.
                En el recorrido hacia su nido, con el pico así de lleno de insectos, este mirlo acuático se detuvo en el sitio previsto el tiempo suficiente (unos 3 segundos), para conseguir la foto.
               Las grandes piedras estaban tan cerca del ave, que no fue posible el desenfoque del fondo, pero a cambio, eso permite apreciar la sinuosa textura que las larvas subacuáticas habían creado sobre la roca, en los meses que esta estuvo sumergida. (Clik en la imagen para verla más grande).

Mirlo acuático (Cinclus cinclus)
Mirlo acuático con larvas (Cinclus cinclus) (F:7.1,V:1/125,ISO:200)

lunes, 14 de mayo de 2018

EL REENCUENTRO DE LOS HELECHOS

                             Que organismos tan interesantes me parecen los helechos. Y no sólo por ser algunas de las especies vegetales más antiguas que existen, cuyo aspecto ha permanecido casi inalterado a lo largo de los más de 400 millones de años que llevan poblando este planeta. 160 millones de años antes de la aparición de los dinosaurios.
                 Son además estas, o al menos a mi me lo parecen, unas plantas muy fotogénicas. Aunque paradógicamente muchas veces no resulte fácil encontrar un encuadre que consiga contener en una imagen toda su arcaica y selvática belleza.
               
                 Este día en aquel bosque, los helechos habían iniciado ya la lenta extensión de sus frondas, que una primavera tras otra surgen de la raíz en el mismo lugar.
                 Estos dos parecían reconocerse de años anteriores y, así de juntos se estaban desenrollando. Aunque pueda parecer, que estuvieran haciendo lo contrario.  (Clik en la imagen para verla más grande).

Helechos nacientes (Nephrolepis falcata)
Helechos nacientes (Nephrolepis falcata) (F:2,8,V:1/30,ISO:100)

martes, 8 de mayo de 2018

CORZA BICOLOR

                          En los últimos días del verano, cuando es muy patente ya la disminución de las horas de luz y, las noches empiezan a ser frías. Los corzos inician su segundo cambio de pelo anual, sustituyendo el de tono rojizo que les ha cubierto durante la primavera y el verano, por otro de color grisáceo mucho más aislante, que les permtirá afrontar en mejores condiciones las inclemencias del período invernal.
         
           En los últimos días de Septiembre, el cuerpo de esta precavida corza, que se lo pensó mucho antes de abandonar la protección del bosque, aparecía así; jaspeado de ocre sobre fondo gris. (Clik en la imagen para  verla más grande).

Corzo hembra (Capreolus capreolus)
Corzo hembra (Capreolus capreolus)(F:7.1,V:1/100s,ISO:400)

martes, 1 de mayo de 2018

VIOLETA SILVESTRE

                        Han sido muchas las veces que me he tirado en el suelo del bosque para intentar conseguir una foto de violetas que me gustara; sin conseguirlo.
            La generalmente pequeña longitud de sus tallos, que las separan poco del suelo y, su floración casi siempre en grupos, me había impedido otras veces lograr una imagen con un desenfoque del fondo que permitiera destacar y aislar del entorno a una de estas flores, lo suficiente como para hacer justicia a esta pequeña y discreta planta.
            Por eso, en cuanto la vi a ella, creciendo sola, sobre el montículo de lo que debió ser un viejo hormiguero abandonado. Con su tallo anormalmente largo que la separaba del entorno de hojarasca, no dudé en montar el equipo, tirarme al suelo y dedicarle el tiempo necesario hasta conseguir la foto.(Clik en la imagen para verla más grande).

Violeta silvestre (Viola riviniana)
Violeta silvestre (Viola riviniana) (F2,8,V:1/160s,ISO:200)

lunes, 23 de abril de 2018

CON LUZ PROPIA

                                  Como casi siempre en el monte y más si cabe en esa época del año, cuando las hojas cambian de color y el bosque parece tener luz propia, no fue fácil aquel día dar con un encuadre que le hiciera justicia.
           Encontré este, que en cierta medida contenía bastante de todo aquello que se percibía  alrededor y que la cámara nunca es capaz de captar. (Clik en la imagen para verla más grande).

Bosque de hayas en otoño
Hayedo en otoño (F:10,V:1/40s,ISO:100)