martes, 29 de marzo de 2016

LOS PECADOS DE LA CARNE

                               
                           Lo se, el título de esta entrada suena a rancio anacronismo, por lo que en su día tenía esta frase de juicio sobre la conducta sexual.
         Sobre eso, poco que decir; freestyle... . Que cada uno gestione  como quiera, o más bien como pueda, el influjo sobre sí, de ese instinto tan básico como poderoso, que bajo cualquiera de los disfraces con que nuestra especie acostumbra a vestirlo ( y los hay muy sofisticados...), no deja de ser el que realmente dicta la mayor parte de las decisiones importantes que se toman en la vida.
         Pero sí voy a opinar sobre otra actividad humana en busca del placer, que conlleva diariamente el sufrimiento y la muerte de millones de SERES. Y eso no sé si será pecado, ni siquiera sé si el pecado como tal existe, pero si es una cruel inmoralidad.
         Según la F.A.O , cada año 60.000 millones !!! de animales, son criados, (muchos en condiciones terribles) y muertos (2000 cada segundo) para servir de alimento a una especie de mono, que ha alcanzado tal dominio sobre el planeta, que pudiendo alimentarse de cualquier otra cosa sin tener la necesidad de matar, sigue haciéndolo y cada vez de forma más masiva, sólo para dar placer a su paladar.
         Y esto no lo hace ni siquiera por maldad, sino por pura inconsciencia.

         Quien transite por el monte fuera de los caminos, sabe que la naturaleza en su totalidad está ya cuadriculada por líneas de alambre de espino que delimitan sucesivas explotaciones ganaderas hasta el infinito.
          Allí pastan los animales cuyos hijos, les serán robados al poco de nacer, para ser convertidos en un trozo de carne en la vitrina de una carnicería. Y que alguien se comerá, sin pensar en el sufrimiento de esa madre a la que le robaron lo único que tenía. Y del pequeño animal indefenso alejado de su madre, de la que no se había despegado desde el día en que nació, hasta ese momento en que se lo llevarán por la fuerza, para matarlo sin que a penas haya llegado a conocer la vida.  Creedme si os digo que sé muy bien de lo qué hablo, porque durante muchos años, (demasiados), trabajé en el lado más siniestro de ese negocio...

          Siempre me ha parecido curioso y macabro, que quienes son padres y supuestamente tendrían que ser más sensibles a cosas como esta, no tengan el menor escrúpulo en alimentarse ellos  mismos y a sus hijos, con los cuerpos troceados de los hijos de otros.
          Y es que a las dos cosas infinitas que existen según Einstein: el universo y la estupidez humana, habría que añadir una tercera directamente relacionada con la segunda. Y es la capacidad humana para autoengañarse por no enfrentarse a la verdad y así no tener que renunciar a su propio placer.
         " Los animales nacen para servirnos de alimento". "El consumo de carne es necesario o imprescindible para la vida".
           Sea una de estas, o cualquier otra la  mentira favorita que utilices para acallar tu conciencia (eso el que la tenga...). Cuando pones carne o pescado en tu plato, eres el responsable directo del sufrimiento y la muerte de ese ser, e indirecto del sufrimiento y la muerte de otros muchos de los que no hay cifras, como el que ves aquí abajo.

Cárabo muerto en alambrada ganadera
Cárabo muerto en una alambrada (F:2,8,V:1/8s,ISO:100)
            Antes de este día, había encontrado varias veces plumas enganchadas en alambradas, pertenecientes a  diferentes especies de aves, que  habrían conseguido sobrevivir a la colisión, quien sabe con qué heridas y por cuanto tiempo.
           Pero esta vez, allí estaba la terrible evidencia en su totalidad . Este cárabo, al chocar con el alambre se había  quedado enganchado por los tendones del ala en una de las púas, que actúan como anzuelos.
           Con palabras no se puede describir la mezcla de pena, impotencia, rabia....que sentí al ver esto....

Cárabo atrapado en alambre
Cárabo muerto en una alambrada (F:2,8,V:1/10s,ISO:100)



                  Todavía hoy no puedo evitar  pensar en cuantas horas, más bien días, pudo estar este animal con todos sus órganos vitales intactos, allí clavado debatiéndose hasta incluso romperse los huesos del ala antes de morir. Ni cuantos animales estarán muriendo cada día inadvertidamente en circunstancias similares para que un simio venido a menos, se de el capricho innecesario de comer carne.

Cárabo muerto en alambrada ganadera
Garras de cárabo muerto en una alambrada (F:16,V:6s,ISO:100)
                     Para mi, la fotografía de naturaleza está tan relacionada con la  BELLEZA, que  aquel día me marchaba ya sin pensar en fotografiarlo, pero volví cuando me di cuenta de que por lo que les estamos haciendo, merecemos sentir parte de su sufrimiento, aunque sólo sea viéndolo. Por eso no he querido escatimar ni un detalle mostrando la expresión de dolor que transmitía el cuerpo de aquel pobre animal.

Cárabo muerto en alambrada ganadera
Cabeza de cárabo muerto en una alambrada (F:13,V:5s,ISO:100)
           Si, soy corresponsable de las incalculables muertes de animales atropellados en las carreteras, por utilizarlas.
           También soy corresponsable de la carnicería que producen los aerogeneradores, ya sólo por tener ahora mismo el ordenador encendido .
           Pero de esto que veis, ya no lo soy.
           Si lo hubiera encontrado hace años, cuando mi dieta incluía trozos de otros animales, también hubiera sido corresponsable y además de tristeza  hubiera sentido vergüenza.  Aunque algo de eso hubo también este día, sólo por pertenecer (supuestamente) a una  especie que a diferencia de cualquier otra, salvo excepciones, cuanto más conozco, menos me gusta.  https://www.youtube.com/watch?v=rgRQMdTjfRs

Alambrada ganadera señalizada
Alambrada señalizada con plásticos (F:2,8,V:1s,ISO:100)
                El monte no es lugar para el plástico, pero utilicé una bolsa que llevaba en la mochila para hacer más visible el alambre e intentar evitar que otros animales tuviera la misma muerte.

14 comentarios:

  1. Si el propio ser humano no se soporta, el resto fíjate dónde queda. Una imagen dicen que vale más que mil palabras. La cabeza del cárabo muerto es un CLARO ejemplo. Gracias una vez más.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho el texto: cómo nos gusta el autoengaño! Por desgracia no tanto las fotos. Prometo revisitarte.
    Damián Porto

    ResponderEliminar
  3. Mala leche, la verdad es que yo nunca me he topado con nada así, y me cruzo muchos alambres a diario...lo de los pecados de la carne, de la alimentación humana en general, da para tanto que pensar...

    ResponderEliminar
  4. Ojalá no tengas que encontrarte con algo así, es muy triste.
    Sobre lo que digo aquí sobre la responsabilidad que uno tiene en el sufrimiento y la muerte de los animales que se come, alguien me ha dicho que soy un poco radical en mi forma de expresarlo. Y es cierto, radical, voy a la raíz del asunto y eso se hace un poco incómodo porque es más fácil no pensar.
    Gracias Fernando por tu visita y tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Hola Fermín, llevas razón con lo que cuentas sobre la costumbre de comer carne, aunque es difícil cambiar ciertas costumbres, pero poco a poco son más las personas que son veganas. Lo que no estoy de acuerdo es que insultes a los pobres monos comparándolos con nosotros, ellos ni comen carne, pues se suelen alimentar de plátanos, bayas, frutas y quizás algunos insectos ni tienen la ambición, y codicia del hombre. Sobre lo demás pues si, es triste que se sigan poniendo este tipo de alambradas y por ende sufran estos bellos animales. Un saludo. Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Veo que no sabes, que varias especies de monos se alimentan de carne regularmente. Los chimpancés en concreto, con frecuencia cazan a otros monos para comérselos.
      Sí, hubiera sido un insulto para los monos compararlos con nosotros y no lo he hecho, he dicho que somos un mono venido a menos; nos he insultado a nosotros.
      Gracias Mónica por tu visita y tu comentario.

      Eliminar
  6. Creo que el ser humano inicialmente se diseñó para alimentarse de vegetales, semillas y frutos:
    " Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así".
    Pero, en el devenir existencial de la humanidad hubo ciertos cambios a peor y el ser humano hubo de hacer uso de su dentición para el consumo de carne. En mi opinión, un consumo de carne moderado, controlado y respetuoso no debiera de ser reprobado. La naturaleza gime y paga las consecuencias del pecado del hombre. No olvidemos que el mismo o similar sufrimiento que padecen los cachorros de las distintas especies de animales cuya carne consumimos, lo padecen las víctimas de todas las especies de animales depredadoras que existen en la naturaleza. No me gustaría estar en la piel de los muchos roedores que fueron muertos y engullidos por el cárabo de la foto, y con esto no quiero justificar la actividad humana, pues en el fondo estoy de acuerdo con lo sustancial del artículo. Tan sólo quiero matizar que no repruebo un consumo de carne consciente y respetuoso. Hay muchas formas de acabar con la vida de un pollo que se va a usar para alimentación propia: recuerdo ver a mi padre y a mi abuela cómo ponían fin a su placentera vida de corral e intemperie pueblerina con una certera y suave caricia de un hierro bien afilado. Es posible, pues, minimizar el sufrimiento animal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en algún momento de la evolución humana la carne fue imprescindible para la supervivencia. Entonces hubiera sido igual de reprobable que la consumiera, que ahora lo sería en el caso de los animales carnívoros, que no saben ni pueden comer otra cosa.
      En este momento, en el que la especie humana domina el planeta y todos sus recurso, puede alimentarse de lo que quiera sin necesidad de matar, por eso ahora ya no hay nada que lo justifique, salvo el placer que experimenta la parte más arcaica de nuestro cerebro, donde se alojan los instintos primarios, cuando se satisface un sentido del gusto heredado de la prehistoria.
      Gracias Pascual, por tu visita y tu comentario.

      Eliminar
  7. Es muy difícil expresar con palabras y lo has hecho correctamente.

    Lamentable la consecuencia, pero el ser humano no mide sus acciones hasta que no tienen consecuencias evitables, ... tampoco es hábil a la hora de remediarlo si atenta a la cartera.

    Siempre habrá una duda en la controversia alimentaria. ¿todo el aporte de la carne puede ser sustituido por otros elementos?¿Es nuestro cuerpo capaz de adaptarse a un consumo hortifrutícola?

    Sigue escribiendo, fotografiando, ..., denunciando, ... yo te recomendaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad; hay muchas cosas donde las palabras llegan con dificultad al intentar expresarse. Muchas veces me supone mayor esfuerzo eso, que conseguir la imagen por difícil que sea, pero hay que intentarlo.
      No soy experto en alimentación humana, pero si es un tema que siempre me ha interesado. Sobre las preguntas que planteas, creo que las dudas al respecto, están siempre fomentadas por un sistema cuyo verdadero interés es el económico y no nuestra salud. Te invito a investigar un poco sobre que parte del pastel de la economía mundial, está basado en el consumo de carne, lácteos y sus derivados.
      Sobre tu segunda pregunta, yo la haría al revés: ¿Es nuestro cuerpo, que ha evolucionado acostumbrado a un consumo hortofrutícola, (y carne sólo ocasionalmente) capaz de adaptarse a un consumo masivo de carne y lácteos?. Cuando un organismo tan poco sospechoso de ser antisistema como es la O.M.S se ha pronunciado ya sobre el tema en estos términos, la respuesta se hace evidente.
      http://www.who.int/features/qa/cancer-red-meat/es/

      Gracias Oscar por tu visita y tu comentario.

      Eliminar
  8. Fermín estoy de acuerdo en que el desprecio del ser humano por sus compañeros de viaje es palpable, pero culpar de ello al hecho de comer carne me parece un planteamiento altamente respetable pero simplista. Ser humano, aunque sea ser un mono suicida, es un todo y no creo que escoger de que partes nos sentimos responsables y parchearlas nos haga mejores: De buenas intenciones está el infierno lleno.
    Mueren, en conjunto, muchas más especies envenenadas por fitosanitarios, deterioro del hábitat en busca de más tierras de cultivo, o como dices atropelladas por coches ( más de 10.000.000 solo de vertebrados al año en España) y hechas sandalias o pulseritas jipis, que hechas hamburguesas, y, por supuesto, muchas menos enganchadas en alambradas. No me entiendas mal: Como campero empedernido odio esas alambradas, como naturalista me repugnan sus a veces desafortunadas consecuencias ( nunca he visto un Cárabo libre vivo) pero acepto también mi yo animal: Me gusta la carne y el pescado, soy un depredador y me acepto ( hay partes de mi humanidad que me molestan mucho más). ¿Si esta tan bueno el tofu, porqué se prepara con forma de hamburguesa o salchicha, cuando el hecho de comerlo significa la renuncia a la carne? Veo pocos vegetarianos con calzado de plástico, al menos los que conozco, y todos tienen coche ( ninguno eléctrico, ni siquiera híbrido), ordenador, luz eléctrica... No hay tribu aislada ( de las dos que quedarán) que no coma carne y hay muchos más primates aparte de los Chimpancés que lo hacen.
    Estoy totalmente de acuerdo en que la forma de criar seres vivos como materia prima y matarlos en cadena tras mantenerlos presos toda su vida no es justa. Pero tampoco me parece justo que para plantar soja se arranque un bosque y no molesta tanto. Hay estudios ( que los hay para todo) que demuestran que las plantas sufren cuando se les arranca la fruta y se comen más manzanas que terneros.
    El problema somos nosotros; somos muchos y, aritméticamente, ya mismo seremos demasiados. Hagamos lo que hagamos la cagaremos mientras gobierne el dinero. Hay medios para crear en todo lo necesario para subsistir sin recurrir a la vida en general, pero hacer comida en laboratorio acabaría con el hambre en el mundo y la hegemonía del Norte ¿O no? ( seguro que no). Esto va a petar ya mismo y la vida seguirá evolucionando hasta el siguiente "rey de la creación".
    Míra a los ojos del próximo tomate que trocees para comer; cultivado sin tierra bajo plástico, estresado hídricamente, manipulado desde la semilla, arrancado sin madurar por manos mal pagadas. ¿Y si sufre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de matarlos para comérnoslos, quizá no sea lo peor que les estemos haciendo, sólo es una cosa más.
      Lo de mirar a los ojos del próximo tomate que me coma... No podré hacerlo, porque no tienen ojos. Además es un fruto, ese llamativo color no es casual, es para hacerse muy visible, que lo encuentren, se lo coman y esparzan las semillas que contiene.
      Me parece respetable y comprensible viniendo de donde venimos tu opción alimenticia, que también ha sido la mía durante casi toda mi vida, pero simplista, es equiparar la muerte de un vegetal, con la de un ser con un sistema nervioso unido a un cerebro. Seguramente las plantas de alguna manera sienten también y hasta las piedras puede que lo hagan. Si pudiera vivir sin comer, lo haría. De momento he renunciado al placer que conlleva la muerte de seres que me consta que sufren.
      Alguien dijo que el futuro de la humanidad si existe, pasa por el vegetarianismo. Y creo que eso no sería tanto así por la sostenibilidad en términos de recursos, sino porque eso supondría haber alcanzado un tipo de consciencia que haría inaceptable seguir causando sufrimiento a las demás especies y a la propia.

      Eliminar